La junta directiva de Metrolink rindió homenaje este miércoles a las 25 personas que murieron y a las más de 100 que resultaron heridas en el accidente ocurrido en Chatsworth hace 10 años.

La ceremonia se llevó a cabo en Union Station. Durante la misma se leyeron los nombres de las personas que murieron mientras se tocaba la campana que se encontraba a bordo del tren de Metrolink cuando chocó de frente con un tren de la Union Pacific cerca de la estación de Chatsworth.

El toque de la campana estuvo a cargo de dos hijas de una de las víctimas de esa tragedia.

El accidente ocurrió el 12 de septiembre a las 4:22 p.m. La investigación del incidente reveló que el conductor del tren de pasajeros se distrajo al enviar mensajes de texto en su teléfono celular y no vio una señal roja que le indicaba “detenerse”.

“Hoy es un día solemne durante el cual recordamos a los que murieron, los heridos y sus familias”, dijo el vicepresidente de Metrolink, Brian Humphrey. “Hoy también es un día en que podemos señalar los cambios transformadores que han ocurrido desde entonces que nos dan confianza para decir que tal tragedia nunca volverá a suceder”.

Tras el accidente, se aprobaron nuevas medidas de seguridad como el Control Positivo de Trenes (PTC) para evitar el exceso de velocidad, las señales y las colisiones entre trenes. El PTC es obligatorio en todos los sistemas ferroviarios para fines de 2018 y en los trenes de Metrolink se culminó su implementación en junio de 2015.

Durante la ceremonia, Metrolink también inauguró una exhibición de seguridad en honor a las víctimas y al personal paramédico que ayudaron en las labores de rescate. La pantalla interactiva muestra un simulador PTC y describe otras mejoras de seguridad en el sistema Metrolink.

La exhibición estará en el área de espera de Union Station hasta el 26 de septiembre.

“Tuvimos batallas desde muchos puntos sobre el costo, la efectividad, la privacidad y otros asuntos. Pero tuvimos un liderazgo tremendo de funcionarios electos, una Junta y personal dedicados, y el recuerdo de ese terrible día para mantenernos enfocados en nuestro objetivo final … construir el sistema ferroviario más moderno y seguro del mundo “, dijo el ex alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa.