Hispanos Press - IfleetGPS - Cancer Association

Las mujeres, especialmente las madres, a menudo se ocupan de cuidar de todo y a todos, excepto a sí mismas y especialmente de su salud.

Pero, una mamá sana comienza con un plan, según la Dra. Holly Thacker,  de la Clínica Cleveland.

Thacker señala que, una vez al año, las mujeres deben verificar varias pruebas y medidas de detección para asegurar una buena salud. Esto incluye visitas anuales a un médico de atención primaria, un dentista y el establecimiento de objetivos de salud para el próximo año.

Thacker destaca que los exámenes de detección del cáncer son obligatorios, incluyendo una prueba de Papanicolaou, una colonoscopia y una mamografía, todos los cuales se basan en las necesidades individuales.

Contenido relacionado
Una enfermedad que ataca más a las mujeres

Dijo además  que un examen de tiroides es una buena idea también.

“Simplemente, una  simple palpación del cuello”, dijo. “Las mujeres tienen una tasa relativamente alta de cáncer de tiroides, por lo que es algo que debe evaluarse desde la perspectiva del cáncer”.

En lo que respecta a los análisis de sangre, Thacker sugiere verificar los niveles de tiroides, el colesterol y el azúcar en la sangre a intervalos recomendados.

Controlar la densidad ósea es otra pieza importante del rompecabezas.

“Si está dentro de los dos años siguientes de la menopausia, se ha roto un hueso, alguien de la familia se ha roto la cadera, tiene ciertas afecciones médicas que lo ponen en riesgo, o se ha salteado periodos durante varios meses cuando usted era más joven en la vida, estos son todos signos de advertencia de que debe ser evaluado antes de los 65 años, pero sin duda todas las mujeres a los 65 años deben obtener una densidad ósea “, dijo el Dr. Thacker.

Las mujeres también deben hacerse un examen pélvico cada año, ya sea que necesiten un Papanicolaou o no. También es un buen momento para hablar con el médico sobre los músculos que sostienen la vejiga, el intestino y el útero, conocido como el piso pélvico.

“Si ha pasado por un embarazo, incluso si no ha tenido un parto vaginal, es un gran trauma en el piso pélvico y algunas mujeres pueden presentar goteo de orina”, dijo el Dr. Thacker. “Esa no es una parte normal del envejecimiento y no necesariamente se necesita cirugía para corregir eso”.

Según Thacker, hay ejercicios y dispositivos disponibles para prevenir y tratar la debilidad del piso pélvico y mejorar la calidad de vida.

La Dra. Thacker también alienta a las mujeres a tomar al menos 10 minutos diarios para pensar en sí mismas y enfocarse en su propio bienestar y salud.