NASA lanzó este martes una misión espacial conjunta entre Estados Unidos y Alemania para rastrear el movimiento del agua y otros cambios de la masa internas y externa de la Tierra.

El lanzamiento de un par de satélites de Seguimiento de Recuperación de la Gravedad y Experimento del Clima (GRACE-FO) se llevó a cabo desde la Base Aérea Vandenberg  a bordo de un Falcón 9 de SpaceX.

De acuerdo con información suministrada por la NASA, GRACE-FO llevará a cabo una misión de cinco años. Durante ese periodo supervisará el movimiento de la masa alrededor del planeta   al medir dónde y cómo la masa en movimiento cambia la atracción gravitacional de la Tierra.

Contenido relacionado
InsSight se encuentra rumbo a Marte

“GRACE-FO proporcionará información única sobre cómo opera nuestro complejo planeta”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misión Científica de la NASA en la sede de la NASA.

“Igualmente importante, porque la misión monitorea muchos aspectos clave del ciclo del agua de la Tierra, los datos de GRACE-FO se usarán en todo el mundo para mejorar la vida de las personas, desde mejores predicciones de impactos de sequía hasta información de mayor calidad sobre el uso y manejo acuíferos subterráneos”, añadió.

Además de los satélites GRACE-FO, el Falcón 9 llevó consigo otros cinco satélites que forman parte del proyecto Iridium, que estará compuesto de 75 satélites en total. El programa, a un costo de 3 mil millones de dólares, reforzará una red mundial de comunicación de voz y datos.

El lanzamiento será el sexto realizado por SpaceX con los satélites Iridium NEXT en órbita y la compañía está planificando al menos dos lanzamientos más para completar el conjunto de Iridium.

JPL maneja la misión GRACE-FO para la Dirección de Misión Científica de la NASA en Washington, bajo la dirección de la Oficina del Programa de Misiones Sistemáticas de la Tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.