Continúan bloqueos de carreteras en favor de misión antimafias de ONU en Guatemala
Miembros de asociaciones civiles participan de una protesta en defensa de la permanencia de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, el 11 de septiembre de 2018 en Guatemala © AFP Johan ORDONEZ

Ciudad de Guatemala (AFP) – Miles de indígenas bloquearon este martes y por segundo día consecutivo carreteras principales en el oeste de Guatemala, para demandar la renovación del mandato de una misión antimafias de la ONU, luego de que el presidente Jimmy Morales anunciara el fin de su labor en 2019.

Los bloqueos, en al menos cinco tramos carreteros en el altiplano occidental, fueron convocados por dirigentes mayas de los 48 cantones del poblado de Totonicapán, en defensa de la permanencia de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente adscrito a la ONU que ha sido clave en la lucha contra la corrupción en el país.

“Queremos que el gobierno escuche nuestro clamor”, dijo uno de los dirigentes indígenas mientras realizaba una oración en el bloqueo instalado en el área conocida como Cumbre de Alaska.

Ese punto fue escenario en octubre de 2012 de la muerte de seis indígenas tras un enfrentamiento con soldados que disolvieron una protesta en rechazo a medidas del gobierno y para exigir la nacionalización de la energía eléctrica.

Este lunes, la municipalidad indígena del departamento de Sololá realizó otro corte masivo de tres vías en el oeste para rechazar la medida de Morales, quien prohibió el regreso al país del jefe de la Cicig, el exjuez colombiano Iván Velásquez.

Morales acusó a Velásquez de injerencia de asuntos internos y de usar a la Cicig para violar la presunción de inocencia, entre otros señalamientos.

La canciller Sandra Jovel dijo que la Cicig se convirtió en un ente paralelo incrustado en el Estado, similar a aquellos que debía combatir desde su creación en 2006.

“Exigimos la continuidad de la Cicig”, “Jimmy, desde hoy estás despedido” y “Jimmy vergüenza nacional”, señalaban algunas pancartas en los bloqueos.

La ofensiva gubernamental contra la Cicig ocurre después de que Velásquez y la nueva fiscal, Consuelo Porras, pidieron quitarle la inmunidad a Morales para poder investigarlo por sospechas de financiamiento ilegal en el partido derechista FCN-Nación, que lo llevó al poder en 2015.

La petición la habían planteado hace un año Velásquez con la fiscal anterior, Thelma Aldana, provocando el intento de Morales de expulsar al comisionado, pero la corte constitucional la frenó.

Además de los cierres de carreteras de este martes, grupos universitarios y campesinos protestaron frente al Congreso para repudiar las acciones de Morales y la protección ejercida por diputados oficialistas y afines al gobierno.

Durante la protesta frente al Palacio Legislativo se vivieron momentos de tensión luego de que un grupo de manifestantes encaró en la calle al ministro de Salud, Carlos Soto, quien buscó refugio por varios minutos en una zapatería cercana y tuvo que ser evacuado por policías, observó un fotógrafo de la AFP.