Coronel venezolano imputado tras violenta incursión en Parlamento
El diputado opositor Americo de Grazia (c) es asistido tras ser herido por simpatizantes del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el 5 de julio de 2017 en la Asamblea Nacional venezolana, en Caracas © AFP/Archivos Francisco Bruzco
Hispanos Press - IfleetGPS - Cancer Association

Caracas (AFP) – La Fiscalía venezolana imputó por presunta violación de derechos humanos al jefe militar responsable de la seguridad del Parlamento, luego de que partidarios del gobierno hirieran a siete diputados opositores en la sede del Legislativo, informó este lunes el organismo.

El coronel Bladimir Lugo fue citado para el jueves, señalado por haber “agredido físicamente” a “diputados y otros ciudadanos”, informó la Fiscalía en un boletín.

El Ministerio Público viene tomando decisiones contra militares y altos funcionarios desde que la fiscal general, la declarada chavista Luisa Ortega, rompiera con el presidente Nicolás Maduro entre protestas opositoras que dejan 92 muertos desde el 1 de abril.

El organismo informó luego que investiga a 43 militares de la Guardia Nacional por supuestamente haber “despojado de distintas pertenencias a manifestantes en calles de Caracas”.

La Fiscalía también citó este lunes a dos empresarios cercanos al gobierno por supuestos “sobreprecios” en la compra de suministros para la petrolera estatal Pdvsa.

El 5 de julio, día de la independencia nacional, un centenar de chavistas irrumpió en el Parlamento -de mayoría opositora- y agredió con objetos contundentes a los asambleístas.

Tras ese ataque, decenas de personas mantuvieron durante nueve horas bajo asedio el lugar, en el centro de Caracas.

El 28 de junio, Lugo protagonizó otro incidente al sacar a empujones de una oficina de la Asamblea Nacional a su presidente, el opositor Julio Borges, en una discusión que comenzó cuando militares introducían unas cajas en el edificio. Maduro lo condecoró al día siguiente.

Lugo es el tercer militar que la Fiscalía acusa por supuestos atropellos a derechos humanos.

A finales de junio fueron citados a declarar por esos cargos los generales Antonio Benavides Torres, excomandante de la Guardia Nacional, y Gustavo González López, director del servicio de inteligencia.

Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) -acusado por la oposición de servir a Maduro- anuló las citaciones.

La corte, que en sus argumentos consideró en “desacato” a Ortega, acogió un recurso de amparo interpuesto por Benavides, imputado por abusos en el control de manifestaciones.

Luego del llamado de la Fiscalía, Benavides fue condecorado por Maduro, y González, ascendido.

Benavides fue relevado por el mandatario como comandante de la Guardia Nacional el 20 de junio, un día después de la muerte de un joven de 17 años a quien un militar disparó a quemarropa cerca de la base aérea de La Carlota, en Caracas.