El consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, el 13 de diciembre de 2018 en Washington, DC © AFP NICHOLAS KAMM

Washington (AFP) – El consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, aseguró el martes que las relaciones entre Estados Unidos y Brasil, donde hace un mes asumió la presidencia el ultraderechista Jair Bolsonaro, atraviesan su mejor momento.

“La alianza Estados Unidos-Brasil es más fuerte que nunca”, tuiteó Bolton, tras reunirse en Washington con el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo.

Bolton fue el primer funcionario estadounidense de alto rango en reunirse a fines de noviembre con el entonces presidente electo Bolsonaro, un ferviente admirador de Trump que no ha ocultado su intención de reorientar la diplomacia brasileña hacia Washington.

En el encuentro en la Casa Blanca este martes, Bolton dijo que habló con Araújo sobre la situación en Venezuela, sumida en un grave conflicto político en medio de la peor crisis económica de su historia moderna, que provocó el éxodo de unos 2,3 millones de personas desde 2015, según la ONU.

“Discutimos el apoyo mutuo al presidente interino de Venezuela (Juan) Guaidó, incluida la logística para brindar asistencia humanitaria al pueblo venezolano”, escribió Bolton.

Guaidó fue reconocido de inmediato por Estados Unidos y Brasil el 23 de enero, cuando en su calidad de jefe de la Asamblea Nacional (Parlamento) se juramentó como presidente encargado constitucionalmente tras considerar que el nuevo mandato de Maduro, iniciado diez días antes, es resultado de elecciones fraudulentas y por tanto “ilegítimo”.

Respaldado por unos 40 países que ya lo reconocen en el cargo, Guaidó redobló el martes su presión por el ingreso de ayuda humanitaria al país, desafiando a Maduro, que la considera el inicio de una intervención militar de Estados Unidos.

El gobierno de Trump, que no descarta una acción armada en Venezuela, ofreció una ayuda inicial de 20 millones de dólares.

El diario brasileño o Globo reportó que, tras reunirse con Bolton, Araújo rechazó la posibilidad de usar tropas estadounidenses en suelo brasileño para viabilizar la llegada de ayuda a Venezuela.

Para entregar la asistencia “no es necesario tener tropas estadounidenses o de otro país”, dijo, señalando que el gobierno de Bolsonaro considera un eventual canal humanitario en el marco del “esfuerzo por consolidar el proceso de transición democrática” en Venezuela.