Washington (AFP) – Senadores demócratas presentaron el lunes un proyecto de ley para otorgar el Estatus de Protección Temporal (TPS en inglés) a los ciudadanos de Venezuela que se encuentren en Estados Unidos por la crisis en su país, anunció la oficina del senador Bob Menéndez.

Menéndez y sus colegas Dick Durbin, Patrick Leahy y Cory Booker impulsan la «Ley de TPS de Venezuela de 2021» para permitir residir y trabajar legalmente en territorio estadounidense a los venezolanos que huyeron de las «condiciones nefastas» en su país, según un comunicado.

El TPS difiere del beneficio de la Salida Forzosa Diferida (DED en inglés), que el martes pasado, horas antes de dejar el cargo, el entonces presidente republicano Donald Trump concedió por 18 meses a los afectados por «la situación de deterioro dentro de Venezuela» provocada por el «gobierno autocrático» de Nicolás Maduro.

En comparación con el DED, el TPS «es un estatus migratorio legal», subrayó Menéndez en una declaración, tras cuestionar el gesto de Trump, visto como un regalo de último minuto al electorado de origen venezolano de Florida que le ayudó a ganar ese crucial estado en las presidenciales de noviembre.

«Después de cuatro años de promesas falsas y engaños, nadie cree que Donald Trump tuvo una revelación divina en su último día en la presidencia y decidió proteger a los cientos de miles de venezolanos que estaba forzando a vivir en las sombras», dijo el senador.

Trump concede a venezolanos en EEUU amparo temporal de deportación

El gobierno de Trump, que buscó poner fin al programa TPS en su conjunto, se mantuvo reacio a otorgar este estatuto a los venezolanos, temiendo que se volviera un camino a la ciudadanía para muchos indocumentados.

El actual presidente demócrata Joe Biden prometió durante la campaña electoral otorgarles el TPS a los venezolanos, acusando a Trump de fallarles y deportarlos «sin piedad».

Menéndez denunció meses atrás que Trump siguió deportando a venezolanos a través de terceros países tras prohibir todos los vuelos desde y hacia Venezuela aduciendo razones de seguridad.

Un proyecto de ley para otorgar el TPS a los venezolanos fue aprobado en 2019 en la Cámara de Representantes de mayoría demócrata, pero no avanzó en el Senado de mayoría republicana.

«En consulta con la administración Biden, espero finalmente hacer realidad el TPS para los venezolanos en un futuro cercano», dijo Menéndez, presidente entrante del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, subrayando el hecho de que la Cámara Alta pasó a estar controlada por los demócratas.

OEA: pandemia “empeoró” condiciones del éxodo venezolano

Hasta 200.000 venezolanos viven bajo amenaza de detención y deportación, según estimaciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso en 2019.

Menéndez dijo que la ley de TPS propuesta también «fortalecería los sistemas migratorios de países vecinos de Venezuela».

Otrora una potencia petrolera, Venezuela vive una debacle económica agudizada desde la llegada al poder de Maduro en 2013, una situación que según la ONU ha provocado la salida del país de más de 5,4 millones de personas.

El TPS, instaurado en la Ley de Inmigración de 1990, es un programa renovable para amparar a extranjeros que por desastres naturales o inestabilidad política no pueden regresar de forma segura a su país.

Contenido relacionado

  • República Dominicana planea muro fronterizo contra migración ilegal haitiana
    La propuesta de un muro fronterizo llega después de planes de regularización de indocumentados, que son acompañados a su vez de deportaciones masivas.
  • La última frontera de los caminantes venezolanos
    Colchane (Chile) (AFP) – El sol se posa en línea recta en una meseta sin sombra. Con la respiración entrecortada por los 3.700 metros de altura, Anyier intenta reponerse sentada a la orilla de la carretera: hace siete horas cruzó a pie a Chile desde Bolivia, su quinta frontera desde que dejó Venezuela. «Esto ha […]
  • Chile endurece su discurso migratorio hacia indocumentados
    La imagen de 87 migrantes, la mayoría venezolanos, subiendo a un avión militar de Chile para ser devueltos a su país hace dos semanas consolidó un giro en la política migratoria del gobierno de Sebastián Piñera, que genera un clima hostil hacia los indocumentados.