Buenos Aires (AFP) – El presidente argentino, Mauricio Macri, vetó este jueves una ley aprobada horas antes por el Senado para limitar los aumentos de las tarifas de los servicios públicos, al considerarla inaplicable por su alto costo fiscal, informó una fuente del gobierno.

“La ley ya está vetada”, dijo a la prensa el jefe de Gabinete, Marcos Peña. La norma establecía retrotraer las tarifas de electricidad, luz y gas a noviembre pasado y atarlas a la evolución salarial.

La medida implicaba un costo fiscal que el gobierno estimó en unos 100.000 millones de pesos (unos 3.900 millones de dólares) en momentos en que le urge reducir un déficit fiscal de 3,9% del PIB y mientras negocia un auxilio financiero del Fondo Monetario Internacional para fortalecer su economía.

“Es una ley irresponsable porque no fundamenta de dónde se paga aquello que se votó, que equivale a toda la obra pública al interior del país”, dijo Peña.

La oposición había cerrado filas en ambas cámaras para aprobar la ley, lo que se produjo a las 06H20 GMT por 37 votos a favor y 30 en contra.

Ya había sido aprobada en la Cámara de Diputados por 133 votos a favor, 94 en contra y tres abstenciones. El gobierno no tiene mayoría en ninguna de las dos cámaras.

La ley revertía alzas que superaron el 1.000% desde que asumió Macri en diciembre de 2015 con una política de quita de subsidios y ajustes de tarifas que estuvieron congeladas durante una década.

Sin embargo los ajustes se producen en el marco de una inflación que fue del 36% en 2016, del 24,8% en 2017 y que se estima por encima del 25% para este año, pese a proyecciones oficiales del 15% desestimadas incluso por el FMI, que la situó en torno al 20%.