Washington (AFP) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se mostró optimista el sábado sobre un “pronto” acuerdo con México en el marco de la actual revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), mientras negociadores de ambos países se reúnen en Washington.

El TLCAN, vigente entre Estados Unidos, México y Canadá desde 1994, está siendo revisado desde hace un año a instancias de Trump, que lo considera “un desastre” para su país y amenazó incluso con abandonarlo.

Pero funcionarios de Estados Unidos y México dijeron en los últimos días estar próximos a cerrar un trato, tras iniciar a finales de julio conversaciones para resolver asuntos bilaterales luego de un estancamiento de las negociaciones de los tres socios en mayo, en parte por las elecciones presidenciales mexicanas.

“Nuestra relación con México se refuerza a cada hora. Muy buenas personas en el antiguo y el nuevo gobierno, y todos trabajan estrechamente en conjunto… Un gran Acuerdo Comercial con México podría alcanzarse pronto!”, tuiteó Trump.

El secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, jefe negociador del TLCAN para su país, elogió el buen ánimo de Trump al llegar a la oficina de su contraparte, el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer.

“Qué bueno que (el presidente) tiene ese optimismo. Creo que dependiendo de lo que pase hoy pudiéramos confirmarlo. Pero todavía no estamos ahí, como he dicho antes”, dijo a periodistas.

“Hoy será un día importante”, agregó.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, que ha ido y venido a Washington para participar en las reuniones junto a Guajardo, se limitó a considerar “interesante” el tuit de Trump.

“Muy positivo”, opinó de su lado Jesús Seade, delegado en las negociaciones del TLCAN del presidente electo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, al regresar este sábado a Washington para sumarse a las pláticas.

“Él es un hombre con un estilo que me gusta mucho”, dijo sobre Trump. “Creo que esto refleja la realidad, creo que vamos bien”.

Guajardo aseguró el viernes que las negociaciones con Estados Unidos están “muy avanzadas” y que su par canadiense, la canciller Chrystia Freeland, se sumará a la mesa tan pronto como sea convocada.

“Tengo confirmación de ella de que estará disponible en el momento en que creamos que podamos hacer el ingreso a la trilateral”, dijo, asegurando que la comunicación con Canadá es “permanente”.

Los negociadores enfrentan la fecha límite de fines de agosto para alcanzar un nuevo TLCAN si quieren firmarlo antes de que el presidente mexicano Enrique Peña Nieto entregue el cargo a López Obrador el 1 de diciembre, dado que el Congreso estadounidense debe ser informado del pacto 90 días antes de la firma.

– Cláusula de extinción “va a salir” –

Guajardo no precisó el sábado qué resta resolver con Estados Unidos, luego de cinco semanas de debates centrados en particular en el álgido tema de las reglas de origen de la industria automotriz, que Washington quiere endurecer.

“Hemos estado trabajando y hemos avanzado asuntos, pero nada se termina hasta que realmente todo se termina”, subrayó.

Según el acuerdo vigente, un automóvil debe tener 62,5% de componentes norteamericano para no pagar aranceles, pero Estados Unidos planteó incrementarlo a 85%. Fuentes señalaron que aunque luego Washington redujo ese porcentaje a 75%, las partes no sólo negocian esos porcentajes, sino el calendario para la imposición de los nuevos gravámenes.

Otro de los temas espinosos desde el inicio de la revisión del TLCAN ha sido la polémica “cláusula de extinción” propuesta por Estados Unidos, que obligaría a revisar el TLCAN cada cinco años y a la que tanto México como Canadá se oponen.

Seade, que el jueves dijo a periodistas en Ciudad de México que la polémica provisión quedará por fuera del nuevo TLCAN, insistió en que la “sunset clause”, como se la conoce en inglés, “va a salir”.

“Va para afuera la propuesta de Estados Unidos de que esto se acabe cada cinco años”, avanzó.

“Ya no es lo que estaba proponiendo Estados Unidos de ninguna manera; es un enfoque centrado en evaluación futura y continuación”, añadió, adelantando que los plazos serán más largos para dar mayor certeza a los inversores.

“A ningun inversionista le preocupan plazos de 10-15 años o hasta más. Eso no es problema”, dijo.

Seade coincidió con Guajardo en que este es un tema “trilateral”, pero confió en que Canadá estará de acuerdo con lo propuesto por México.

Para México, el TLCAN es vital, pues 80% de sus exportaciones van hacia el mercado estadounidense, aunque el gobierno está tratando de diversificar gradualmente sus destinos comerciales.