Nueva York (AFP) – El gigante estadounidense de los supermercados Walmart anunció este viernes su intención de vender sus actividades en Argentina a la firma latinoamericana Grupo de Narváez y prevé en consecuencia una pérdida de 1.000 millones de dólares en sus cuentas.

Walmart estaba presente en el país desde 1995 y gestiona más de 90 comercios con 9.000 empleados, señaló en un comunicado.

En un documento enviado a las autoridades de la bolsa de Nueva York (SEC), la firma precisó que este monto se debe «principalmente a pérdidas acumuladas por tipo de cambio».

Argentina ha sufrido una fuerte devaluación de su moneda, el peso, en medio de una crisis económica que tiene al país en recesión desde 2018 y fuerte escasez de dólares en la plaza local.

Walmart gestiona 92 tiendas en Argentina bajo las marcas Changomas, Mi Changomas, Walmart Supercenter y Punto Mayorista, así como una plataforma de venta en línea, detalló un comunicado conjunto de las dos firmas.

El grupo al que Walmart vende su filial está presente también en Ecuador y Uruguay, lo que le da un conocimiento profundo del mercado local, destacó el documento.

Grupo de Narváez es una empresa familiar activa en ventas minoristas desde inicios de 1940. Tiene negocios en nueve países y cuenta con 24.500 empleados.

El gigante mundial estadounidense de los supermercados continuará ofreciendo al menos durante un tiempo sus servicios y productos a los nuevos dueños de la firma en Argentina.

Para la responsable de actividades internacionales de Walmart, Judith McKenna, el acuerdo «crea la estructura ideal para ayudar al grupo a expandirse por muchos años».

Walmart dará sus resultados para el tercer trimestre de su ejercicio fiscal 2021 el 17 de noviembre. El grupo se benefició de este año de pandemia, con consumidores que recibieron ayudas oficiales para compras desde su casa por el confinamiento en Estados Unidos, y que impulsaron las ventas de alimentación o productos para entretenimiento y las ventas on line.

Multinacionales de salida

Varias grandes empresas multinacionales como las chilenas Falabella y la aerolínea Latam, o la empresa química estadounidense Axalta, decidieron recientemente dejar sus operaciones en Argentina.

La francesa Danone, cuya facturación cayó un 9,3% en el tercer trimestre del año en el país, señaló que ponía en «revisión» su negocio en Argentina, en el marco de un plan de reorganización y de reestructuración de sus marcas.

La española Telefónica, que anunció una pérdida de 160 millones de euros en el tercer trimestre de este año, atribuyó parte de ese mal desempeño al mercado argentino, donde registró una caída de 785 millones de euros en el resultado operativo antes de amortizaciones.

Argentina estableció en 2019 un control de cambios que se ha ido endureciendo progresivamente. Pese a ello, el tipo de cambio oficial se ha depreciado más de 25% a lo largo de este año. La brecha entre el tipo de cambio oficial y roza el 100%.

Con una inflación de más del 40% anual, Argentina ha visto dispararse también los índices de pobreza (40,9%) y de desempleo (13%) en medio de la pandemia de covid-19.

Contenido relacionado

  • Fernández renueva gabinete tras crisis de gobierno argentino
    El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció un nuevo gabinete el viernes, en un intento por sofocar una crisis política que a lo largo de la semana lo enfrentó duramente con su vicepresidenta, Cristina Kirchner, tras una derrota electoral en primarias legislativas.
  • Desinformación lentifica vacunación en ciudad boliviana
    Con trajes de bioseguridad, cinco médicos y paramédicos recorren a pie la ciudad boliviana de El Alto, que tiene bajo índice de vacunación contra el covid-19, para alentar a los pobladores a inmunizarse y abandonar informaciones falsas como que una dosis los convertirá en hombres-lobo o volverá estériles.
  • «No tiene perdón», dicen sobrevivientes de masacre de Sendero Luminoso
    Los sobrevivientes de la masacre de Lucanamarca, una de las peores del grupo maoísta Sendero Luminoso en Perú, recuerdan esa terrorífica noche de hace casi 40 años y no perdonan al exjefe guerrillero Abimael Guzmán, fallecido la semana pasada.