El estado de California introdujo este jueves una demanda en contra del Departamento de Educación de Estados Unidos por retener el alivio de la deuda a los estudiantes defraudados por el Corinthian College.

De acuerdo con la demanda presentada por el Procurador General de California, Xavier Becerra, el departamento, a cargo de Betsy DeVos, se ha negado a procesar las solicitudes de alivio de deuda presentadas por miles de estudiantes que solicitaron préstamos personales para asistir a Corinthian College.

“Lo que el Secretario DeVos está haciendo es desmesurado”, dijo el Fiscal General Becerra. “Después de que sus sueños estadounidenses fueron robados por una así llamada institución de educación superior, a un estudiante de Corinthian ahora se le niega la ayuda crítica de un Secretario de Educación hostil a su difícil situación”.

Contenido relacionado
Crean iniciativa para preparar a los jóvenes para la universidad

Al parecer, los estudiantes son elegibles para ese proceso después que los tribunales descubrieron que esa institución educativa estafó a los estudiantes, de acuerdo con las leyes de protección al consumidor de California.

“Es difícil creer que nos vemos obligados a demandar al Departamento de Educación para obligar al Secretario DeVos a llevar a cabo el deber legal del Departamento y ayudar a estos estudiantes a reconstruir sus vidas”, dijo el fiscal.  “Trabajaremos para asegurarnos de que todos los que buscan un título universitario puedan hacerlo sin preocuparse por los proveedores con fines de lucro inescrupulosos de una falsa educación universitaria “.

La demanda establece que, bajo la ley federal de educación superior, los prestatarios de préstamos estudiantiles pueden recibir ayuda si son víctimas de estafas por parte de sus escuelas.

Hasta los momentos hay más de 50,000 reclamos pendientes presentados por estudiantes de Corinthian ante el Departamento de Educación. 13,000 de esos reclamos son californianos.

El fiscal Becerra anunció el año pasado un acuerdo que proporcionará 51 millones de dólares en alivio de deuda de préstamos estudiantiles privados a los californianos que asistieron a Corinthian College.

Corinthian Colleges era una compañía con fines de lucro, con sede en Santa Ana, que ofrecía educación post secundaria a través de sus filiales Everest, Heald, and WyoTech colleges, con 23 recintos en California.

Sin embargo, la compañía cerró cuando se declaró en bancarrota en el 2015, después que una investigación reveló que la misma utilizó publicidad engañosa y falsa para llegar a posibles estudiantes de bajos recursos.