Denuncian obstáculos previo a juicio por crimen de activista en Honduras
Bertha Zúniga, hija de la activista hondureña Berta Cáceres, asesinada en 2016, el 20 de agosto de 2018 en Ciudad de Guatemala © AFP JOHAN ORDONEZ

Ciudad de Guatemala (AFP) – La hija de la ambientalista hondureña Berta Cáceres, asesinada en 2016, denunció este lunes en Guatemala una serie de obstáculos previo al inicio en septiembre del juicio por el crimen en contra de ocho imputados.

“El proceso está lleno de irregularidades” y hay “poca voluntad de gobierno (hondureño) para realmente llegar a la justicia integral”, dijo en rueda de prensa Bertha Zúniga, hija de la activista asesinada.

Cáceres, líder ambientalista y coordinadora de una poderosa organización indígena lenca, fue asesinada en marzo del 2016 por defender los derechos sobre un río en el oeste del país donde empresarios pretendían construir una hidroeléctrica.

El juicio comenzará el 10 de septiembre.

En tanto, el próximo 23 y 24 de agosto están previstas audiencias de recibimiento de pruebas, pero Zúniga lamentó que no han tenido acceso a la evidencia recolectada desde hace más de dos años.

Además, la Fiscalía en más de 35 ocasiones se ha negado a entregar información o lo ha hecho de “forma parcial, segmentada o de manera irregular”, denunció la activista.

“Desde el día del asesinato, el Ministerio Público (Fiscalía) y el Estado de Honduras han negado sistemáticamente el acceso a la verdad y a la información básica a lo sucedido”, aseguró.

Zúniga consideró que el juicio representa “un desafío” pues buscan también juzgar al militar Mariano Díaz Chávez, mayor de las fuerzas armadas e instructor de la policía miliar, así como a empleados de la empresa Desarrollos Energéticos, S.A. (DESA), que busca construir la hidroeléctrica.

“DESA pertenece a una de las familias más influyentes en Honduras y Centroamérica”, agregó.

“Este crimen devela que existía un plan contra objetivos diseñado desde el golpe de Estado de 2009 (al presidente Manuel Zelaya) y se conoce que desde noviembre del 2015 ya se estaba planificando ese asesinato”, afirmó Zúniga.

“El juicio es emblemático pues, aunque no se juzgue a los verdaderos autores intelectuales, va develar que existía una coordinación de varias entidades“, puntualizó.