EEUU responsabiliza a Ortega y Murillo por violencia en Nicaragua
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (D), y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, en un acto en conmemoración del 39° aniversario de la Revolución Sandinista, el 19 de julio en Managua © AFP/Archivos MARVIN RECINOS

Managua (AFP) – Estados Unidos responsabilizó este lunes al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo, por la violencia que ya dejó más de 300 muertos desde el inicio de las protestas antigubernamentales en abril.

Ortega, por su parte, acusó a Washington de financiar las manifestaciones opositoras y admitió que su gobierno está detrás de los paramilitares que persiguen a los manifestantes, en una entrevista con Euronews divulgada este lunes.

En una nota oficial, la Casa Blanca aseguró que Ortega y Murillo “son responsables en última instancia por los grupos parapoliciales favorables al gobierno que han brutalizado a su propio pueblo”.

Es la primera vez que Estados Unidos responsabiliza nominal y directamente al actual presidente y su esposa por la situación en Nicaragua, y por ello defendió anticipar las elecciones presidenciales a 2019.

“Estados Unidos está del lado del pueblo de Nicaragua, incluyendo miembros del Frente Sandinista, que piden reformas democráticas y el fin de la violencia”, afirmó la Casa Blanca, haciendo alusión al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Para el gobierno estadounidense, la celebración de “elecciones libres, justas y transparentes son la única avenida hacia el restablecimiento de la democracia en Nicaragua”.

– “Enemigo poderoso” –

En una entrevista con Euronews, Ortega dijo que se enfrenta a “un enemigo poderoso” que “son los Estados Unidos”, país que según él ha asignado millones de dólares a grupos locales responsables de las protestas. Aseguró tener pruebas de ese financiamiento, pero no las reveló.

En la entrevista, Ortega admitió que su gobierno controla a los paramilitares que han actuado con los antimotines para desmontar las protestas.

“Son policías voluntarios”, dijo Ortega, contradiciendo lo que dijo en una entrevista anterior a otra cadena internacional, cuando declaró que los paramilitares son “organizados por la derecha” golpista.

En otra entrevista este lunes, con la cadena estadounidense CNN en Español, Ortega se mostró anuente a reanudar el diálogo que su gobierno inició en mayo con la oposición para resolver la crisis con la mediación de los obispos católicos, pero con nuevas “reglas”.

Sin embargo, rechazó la posibilidad de discutir adelantar las elecciones, previstas para 2021, a 2019, como proponen los obispos y amplios sectores nicaragüenses.

Al ser consultado sobre la posibilidad de un referéndum, respondió: “¿Cuál es el problema aquí? Sí le podemos preguntar a la gente, claro que sí, y si la gente dice que sí habrá elecciones anticipadas, si la gente dice que no, entonces van a decir que hubo fraude”, porque “todavía las reformas que hay que hacer para fortalecer el sistema electoral necesita también recursos”.

“No tiene sentido (realizar) elecciones anticipadas” ni un referéndum, insistió luego en la entrevista, en la que también dijo que ha tenido contactos con las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea para que ayuden a “fortalecer los mecanismos de coordinación y conducción del diálogo”.

Aseguró que la economía y el comercio se están “recuperando” desde hace 15 días y que la situación del país se está “normalizando”.

A inicios de julio, las fuerzas del gobierno emprendieron una “operación limpieza” para desarticular a punta de balas las protestas y las barricadas en varias ciudades, que el gobierno luego proclamo “liberadas”.

Ortega descartó que la crisis en Nicaragua derive en una “guerra civil” porque el “pueblo está cansado” de protestas y quiere estabilidad.

– Desobediencia estudiantil –

El sábado, miles de nicaragüenses peregrinaron en Managua en apoyo a los obispos, que han sido insultados y agredidos por fuerzas del gobierno, y acusados por Ortega de “golpistas”.

Pese a la represión, cientos de estudiantes universitarios de la occidental ciudad de León, un importante centro académico de Nicaragua, se declararon en desobediencia al iniciar este lunes las clases y marcharon para exigir justicia por los muertos en las manifestaciones.

Condenaron además el despido de al menos 80 médicos y personal de salud por haber apoyado a los heridos en las protestas contra el gobierno en las ciudades de León y Jinotepe (sur).

En tanto, periodistas independientes protestaron este lunes en Managua contra las agresiones que ha sufrido el gremio durante las coberturas.

La manifestación en la capital se produjo después de que el fin de semana dos corresponsales de Canal 10 de Jinotega (norte) y Granada (sur) fueron objeto de arresto arbitrario mientras cubrían manifestaciones opositoras de apoyo a la Iglesia católica.

– Piden más sanciones –

Las protestas en Nicaragua se iniciaron el 18 de abril contra una reforma del seguro social pero derivaron en masivas manifestaciones que fueron respondidas por fuerte represión, en un ciclo de violencia que motivó pedidos de renuncia de Ortega.

En el documento divulgado este lunes, la Casa Blanca pasó revista a las medidas adoptadas a este respecto, en especial la sanción a tres funcionarios nicaragüenses, paso que consideró “el inicio, no el fin, de potenciales sanciones”.

Daniel Ortega, quien gobernó de 1979 a 1990 y volvió al poder en 2007, ofreció la semana pasada una entrevista al canal de TV estadounidense FoxNews en la que descartó renunciar a la presidencia.

La semana pasada, la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense aprobó una resolución en la que pide al gobierno la adopción de más sanciones contra funcionarios nicaragüenses.