Guaidó considera 'crucial' al ejercito de Venezuela para derrocar a Maduro
Una manifestante sostiene un letrero que dice "Libertad", durante una protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, convocada por el líder opositor y autoproclamado "presidente en funciones" Juan Guaido, fuera del Hospital de Niños "Dr. JM de los Ríos", en Caracas el 30 de enero de 2019. © AFP Federico PARRA

Washington (AFP) – El apoyo del ejército venezolano es “crucial” en los esfuerzos por derrocar al presidente Nicolás Maduro, escribió el miércoles el líder de la oposición, Juan Guaidó, en The New York Times.

El presidente de la Asamblea Nacional dijo que había mantenido reuniones secretas con miembros de las fuerzas de seguridad y que la mayoría está de acuerdo en que el statu quo no puede continuar.

“La retirada de apoyo por parte de los militares de Maduro es crucial para permitir un cambio en el gobierno, y la mayoría de los que están en servicio están de acuerdo en que los últimos problemas del país son insostenibles”, escribió Guaidó.

“La transición requerirá el apoyo de contingentes militares clave. Hemos tenido reuniones clandestinas con miembros de las fuerzas armadas y las fuerzas de seguridad”.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, tuiteó un enlace al artículo de opinión de Guaidó junto con el mensaje: “Estados Unidos está con el pueblo de Venezuela”.

El líder opositor se autoproclamó presidente interino la semana pasada, argumentando que la reelección de Maduro era ilegítima y que él, como presidente de la Asamblea Nacional, era el encargado de hacerlo, según la Constitución.

Rápidamente se ganó el apoyo de los Estados Unidos y varios países de América Latina. Seis de los principales países de la Unión Europea le han dado un ultimátum a Maduro para que antes del domingo convoque nuevas elecciones, so pena de reconocer a Guaidó.

Venezuela, que tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo, ha sufrido un colapso económico bajo el liderazgo de Maduro, marcado por la hiperinflación y la escasez de necesidades básicas como alimentos y medicinas, lo que ha forzado a 2,3 millones de ciudadanos a abandonar el país.