La Sonda Solar Parker comenzó este domingo su misión espacial hacia el sol, desde donde transmitirá sus primeras observaciones a partir de diciembre.

La sonda, del tamaño aproximado de un automóvil pequeño, despegó en un cohete Delta IV de la Alianza de Lanzamientos Unidos (ULA), desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, a las 3:31 a.m., hora del este.

Los hallazgos de la misión, de acuerdo con la NASA, servirán para mejorar los pronósticos de los investigadores relacionados con eventos meteorológicos espaciales que pueden dañar satélites y perjudicar a los astronautas en órbita, interrumpir las comunicaciones de radio y, en casos más severos, de potencia más severas, abrumar a las redes de energía.

“Esta misión realmente marca la primera visita de la humanidad a una estrella que tendrá implicaciones no solo aquí en la Tierra, sino cómo comprenderemos mejor nuestro universo”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misión Científica de la NASA. “Hemos logrado algo que hace décadas, vivía únicamente en el ámbito de la ciencia ficción”.

Se espera que la Sonda Solar Parker llegue a las cercanías de Venus a principios de octubre, en donde utilizará la gravedad del planeta para recortar la órbita de la nave alrededor del sol. Esto le permitirá acercarse a unos 15 millones de millas del Sol, dentro de la corona, como se conoce a la atmósfera solar.

La misión de la sonda durará siete años, tiempo durante el cual realizará otros seis sobrevuelos más alrededor de Venus y 24 alrededor del Sol para resolver los misterios fundamentales de ese astro.

“Explorar la corona del Sol con una nave espacial ha sido uno de los desafíos más difíciles para la exploración espacial”, dijo Nicola Fox, científico del proyecto en APL. “Finalmente vamos a poder responder preguntas sobre la corona y el viento solar planteadas por Gene Parker en 1958 -utilizando una nave espacial que lleva su nombre- y no puedo esperar a descubrir qué descubrimientos hacemos. La ciencia será notable”.

La misión lleva el nombre de Eugene Parker, el físico que primero que propuso la teoría sobre la existencia del viento solar en 1958. Es la primera misión de la NASA en recibir el nombre de un investigador vivo.