Washington, 9 de octubre (EFE).- El presidente Donald Trump anunció el martes que la embajadora de los Estados Unidos en las Naciones Unidas, Nikki Haley, dejaría su cargo a fines de año.

Trump dijo que la ex gobernadora de Carolina del Sur le había contado sobre sus planes de dejar el cargo en el Gabinete hace varios meses.

“Ella ha hecho un trabajo fantástico, y hemos hecho un trabajo fantástico juntos”, dijo Trump a los periodistas en la Oficina Oval de la Casa Blanca, donde se sentó junto al embajador.

Aunque Trump dijo que sabía sobre la decisión de Haley hace meses cuando ella expresó su deseo de cumplir un mandato de solo dos años, la anunciada partida de uno de los funcionarios más fuertes de la actual administración fue una sorpresa para Washington este martes.

Haley ha sido un actor clave en la administración actual y se convirtió en un ejecutor eficiente de las políticas aislacionistas de Trump desde su asiento en las Naciones Unidas.

“Puede que a los países no les guste lo que hacemos”, dijo Haley a los reporteros, “pero respetan lo que hacemos”.

Al llevar las políticas de Trump a la ONU, la embajadora Haley nunca dudó en hacerse eco de la postura agresiva del presidente de Estados Unidos contra Irán, Corea del Norte, Venezuela o la propia ONU, que ella ha acusado de ser injusta con Israel.

A estas alturas, la ex gobernadora de Carolina del Sur puede ser considerada como un veterano de la administración, habiendo sido designada para el puesto de embajador en la ONU solo cuatro días después de que el presidente prestara juramento.

A pesar de su pasado político, Haley rechazó el martes la idea de que podría postularse para la presidencia en 2020, pero más bien “puedo prometerle que haré una campaña por esta”, dijo sobre el jefe ejecutivo a su lado.

Haley reconoció haber tenido algunos desacuerdos políticos con Trump en un artículo de opinión del Washington Post el mes pasado, en el que criticó a un alto funcionario anónimo que escribió en The New York Times describiendo una administración caótica y advirtiendo que los funcionarios de la Casa Blanca estaban totalmente en desacuerdo con Trump en muchos temas

“No estoy de acuerdo con el presidente en todo”, escribió en The Washington Post. “Cuando hay desacuerdo, hay una forma correcta y una manera incorrecta de resolverlo. Levanto el teléfono y lo llamo o me reúno con él en persona”.

El martes, en la Oficina Oval, resumió sus sentimientos sobre su trabajo como embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas al llamarlo “el honor de toda una vida”.