Brasilia (AFP) – El trágico desprendimiento el sábado de un despeñadero en un lago de Brasil es producto de las intensas lluvias que golpean a varios estados del país, dice a la AFP la meteoróloga Estael Sias, que advierte de nuevos posibles desastres.

El derrumbe, en el que murieron 10 personas por la caída de enormes fragmentos de roca sobre varias lanchas turísticas en el estado de Minas Gerais (sudeste), se suma a los grandes destrozos provocados desde hace dos meses por las inundaciones, con decenas de muertos y decenas de miles de desplazados, especialmente en el estado de Bahia (nordeste).

Según Sias, meteoróloga de la agencia MetSul, estas intemperies se deben al ZCAS, un fenómeno típico del verano austral, acentuado por la presencia de «La Niña» y cuyo impacto es «difícil de separar del calentamiento global».

Pregunta: ¿El derrumbe tiene relación directa con las lluvias?

Respuesta: «Ciertamente existe una relación. Es un hecho que el largo e intenso periodo de lluvias generó una infiltración de agua en las rocas, que tuvo como consecuencia el movimiento de las rocas y la caída de la pared del despeñadero. Algunos videos muestran que minutos antes había una gran cantidad de lluvia que bajaba por las cascadas de la región con gran presión sobre las rocas».

P: ¿Qué está provocando este periodo de lluvias tan intenso y prolongado?

R: «La causa es la Zona de Convergencia del Atlántico Sur (ZCAS), un fenómeno típico del verano que cada año provoca fuertes lluvias en la región.

El ZCAS es un corredor de humedad de la Amazonía que, al conectarse a un frente frío en el Atlántico Sur o incluso a un sistema de baja presión, permanece varios días generando grandes volúmenes de lluvia que causa inundaciones y deslizamientos de tierra, especialmente en los estados del sudeste (entre ellos Minas Gerais) y en parte del centro-oeste, el nordeste y el norte.

Otros estados del sudeste, como Sao Paulo, Rio de Janeiro y Espiritu Santo han registrado grandes tragedias climáticas en años pasados debido al ZCAS en esta misma época.

Este año, bajo la influencia del fenómeno meteorológico ‘La Niña’ [que provoca un enfriamiento del océano Pacífico ecuatorial causante de lluvias en exceso en algunas partes del planeta y severas sequías en otras, ndlr], ya existía una tendencia a tener volúmenes aún mayores de lluvia».

P: ¿Hasta cuándo puede durar este fenómeno?

R: «El pronóstico de lluvia para los próximos 10 días aún indica altos volúmenes de precipitación en la región y, lamentablemente, las calamidades en la región podrían aumentar. En la segunda quincena de enero, en principio, la humedad en la Amazonía se extenderá más hacia el sur del país, reduciendo los volúmenes en la región. Sin embargo es necesario enfatizar que los meses de verano son históricamente los más húmedos, y febrero y marzo siguen siendo periodos de altos volúmenes de lluvia».

P: ¿El ZCAS está relacionado con el cambio climático?

R: «Los extremos que hemos registrado en todo el mundo en los últimos dos años han sido muy frecuentes. Con eventos históricos de calor, lluvias cada vez más recurrentes y considerando que en las últimas dos décadas se han registrado los años más calurosos de la historia del planeta, es difícil separar fenómenos como el ZCAS, de menor escala en tiempo y espacio, con el calentamiento global, que sirve de combustible para acentuar los extremos en todo el planeta».

Contenido relacionado