Montevideo (AFP) – Tras 18 años de negociaciones, Uruguay y Japón anunciaron este domingo el fin de las restricciones a las exportaciones de carne uruguaya al mercado japonés.

El anuncio se entregó en el marco de la visita del primer ministro japonés Shinzo Abe a Uruguay tras su paso por la cumbre del G20, y que marcó un hito en los 97 años de relaciones diplomáticas entre ambos países.

Es la primera vez que un líder de ese rango de la potencia asiática realiza una visita oficial al país latinoamericano.

“Es una excelente noticia para todos”, aseguró el presidente uruguayo Tabaré Vázquez sobre el acuerdo en el sector cárnico, tras reunirse con su homólogo a puertas cerradas en la residencia presidencial de Suárez y Reyes.

El mandatario explicó que el mercado japonés se cerró para Uruguay en 2000 a raíz de la aparición de fiebre aftosa y que tras varias misiones técnicas fue posible lograr una reapertura en este ámbito.

“Me complace mucho haber podido levantar mutuamente las restricciones sobre la exportación de carne”, aseguró Abe quien destacó la calidad de socio estratégico de Uruguay.

Es la segunda vez que Abe y Vázquez se reúnen cara a cara. En noviembre de 2015, el mandatario uruguayo realizó una misión oficial a Japón con algunos miembros de su gabinete y una importante delegación de empresarios.

“Me gustaría seguir trabajando mano a mano con el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, para fortalecer la relación bilateral en todos sus ámbitos”, finalizó Abe.

Durante la audiencia, los mandatarios también dialogaron sobre la situación de Corea del Norte, en donde, según expresó Abe, coincidieron en la necesidad de “implementar de manera completa las resoluciones del Consejo de Seguridad para lograr la desnuclearización de la península coreana”.

El primer ministro también le expresó a Vásquez su “preocupación” por la situación que se vive en Venezuela, afectada por una profunda crisis política y socioeconómica,según detalló el director general para América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores, Takahiro Nakamae.

Antes de dirigirse a la residencia presidencial, el primer ministro -quién viajó junto a su esposa Akie Abe- entregó una ofrenda floral en la Plaza Independencia. La cita culminó con un almuerzo privado en el que se agasajó al líder japonés con una degustación del tradicional asado uruguayo.