El presidente electo de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, el 23 de julio de 2018 en conferencia de prensa en Ciudad de México © AFP Pedro PARDO
El presidente electo de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, el 23 de julio de 2018 en conferencia de prensa en Ciudad de México © AFP Pedro PARDO
Hispanos Press - IfleetGPS - Cancer Association

México (AFP) – El presidente electo de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, reveló este martes una carta del presidente estadounidense Donald Trump en la que lo urge a hacer más “rápido” el proceso de renegociación del TLCAN.

“Considero que una renegociación exitosa del TLCAN (Tratado de Libre Comercio para América del Norte) nos guiará a más empleos y mejor pagados (…) pero sólo si lo podemos hacer rápido pues de otra manera tendría que elegir otro camino muy distinto al presente”, escribió Trump en la misiva, leída a la prensa por el próximo canciller de México, Marcelo Ebrard.

“Lo anterior no sería de mi preferencia pero sería mucho más redituable para Estados Unidos y sus contribuyentes”, advirtió el mandatario estadounidense, según la carta enviada en inglés y en español por la Casa Blanca.

El jueves se retomarán en Washington las negociaciones para renovar el TLCAN vigente entre Estados Unidos, México y Canadá desde 1994, y el gobierno mexicano ha dicho que considera factible acordar hacia finales de agosto la revisión de ese tratado.

Futuros funcionarios del gobierno de López Obrador participarán como observadores en esas pláticas.

“El ritmo y el contenido (de las negociaciones) dependerá de lo que se vaya avanzado. Por lo pronto vemos positivo que se reanude (…) podemos pensar que un período razonable se llegue a un acuerdo”, declaró Ebrard al respecto después de leer la carta en español.

Las negociaciones -que iniciaron hace 11 meses- se empantanaron por varios puntos. Uno de ellos es que México y Canadá rechazan demandas de Estados Unidos para beneficio de su sector automotriz y también se niegan a otras exigencias de Washington, entre ellas la paralización del acuerdo cada cinco años para volver a negociarlo.

Ante ese escenario, Trump ha planteado insistentemente en la posibilidad de que México -que destina más de 80% de sus exportaciones a Estados Unidos- negocie un acuerdo bilateral con su país, pero el gobierno actual de presidente Enrique Peña Nieto ya ha manifestado su rechazo.

“El tratado es trilateral y así se está planteando la negociación”, añadió sobre ese punto Marcelo Ebrard.

Este miércoles, Andrés Manuel López Obrador recibirá en sus oficinas de transición a la canciller de Canadá, Chrystia Freeland.

La unilateral imposición por parte de Estados Unidos de aranceles al acero y aluminio de México y Canadá también minaron las negociaciones.

La misiva fue leída con la anuencia del gobierno de Estados Unidos. Es la respuesta a la que envió López Obrador a Trump con la delegación de altos funcionarios estadounidenses que lo visitaron en Ciudad de México el pasado 13 de julio.

López Obrador, que arrasó en las elecciones presidenciales del 1 de julio pasado, propuso a Trump en su carta una “nueva relación” y “llegar a acuerdos” para resolver los grandes problemas binacionales, como “el comercio, la migración, el desarrollo y la seguridad” fronteriza.

– Insistencia en rechazo a “inmigración ilegal” –

Trump coincidió con esas “cuatro prioridades” y aseguró que tiene “gran interés” en trabajar “de cerca” con el gobierno de López Obrador.

La campaña presidencial del republicano estuvo cargada de insultos contra los mexicanos e insiste en construir un muro fronterizo pagado por su vecino del sur.

Pero ni durante la visita de altos funcionarios de Estados Unidos ni en las cartas se ha “hablado del muro”, dijo Ebrard después de leer la misiva de Trump.

“Mi equipo ha trabajado duro los últimos 18 meses para incrementar la relación con México en estas áreas. Les he instruido para redoblar esfuerzos con su próximo equipo de gobierno”, prosiguió en su texto el mandatario estadounidense.

Pero, insistió, para Estados Unidos la migración legal “es bienvenida” pero “no aceptaremos la inmigración ilegal”.

“Estamos preparados para atender el tema del desarrollo económico, así como aquellos relacionados a la seguridad, que empujan la migración de América Central, pero también debemos incrementar la cooperación para proteger el Estado de Derecho y la soberanía de ambos países”, apuntó.

El mandatario estadounidense, que ha tensado la relación bilateral con sus comentarios contra los mexicanos, concluyó su texto con una cordial expresión de confianza y cercanía.

Una relación bilateral “fuerte”, resaltó, se traducirá en “un México mucho más fuerte y próspero ¡lo que francamente me hará muy feliz”.