La tecnología y los dispositivos en manos de niños pequeños a veces pueden tener una mala reputación. Pero los expertos señalan que los avances en la tecnología hacen que sea más fácil diagnosticar el autismo y tratar los síntomas.

Según la Dr. Veena Ahuja, de la Clínica Cleveland para Niños, los expertos pueden usar cámaras especiales para rastrear la mirada de un niño, lo que se ha demostrado en investigaciones como una forma de detectar rasgos de autismo en niños pequeños.

“Ha habido una investigación realmente interesante que muestra que podemos usar diferentes cámaras para mirar hacia donde mira un niño”, dijo. “Si les muestra una imagen de una cara, por ejemplo, no es probable que miren a los ojos, sino que podrían mirar la periferia, la barbilla o la frente”.

El uso de la tecnología va más allá del diagnóstico: también hay programas que pueden ayudar a los niños con autismo a comunicarse mejor.

Ahuja dijo que los niños no verbales pueden usar aplicaciones generadoras de habla, donde pueden presionar imágenes y la aplicación hablará por ellos, ayudándoles a comunicar sus deseos y necesidades.

La doctora agregó que, cuando los niños tienen una mejor manera de comunicarse, tienen menos problemas de comportamiento.

También hay programas para ayudar a los niños a manejar los síntomas, así como juegos de rol de realidad virtual que enseñan a los niños con autismo a lidiar con los matones.

La experta destacó que, fomentar el uso de la tecnología en los niños pequeños puede ser un mensaje confuso para los padres, porque los médicos a menudo les dicen a los padres que hagan que sus hijos dejen de usar la tecnología.

Sin embargo, cuando se utiliza la tecnología para comunicarse, es una historia diferente.

“Hay una gran diferencia entre usar la tecnología con fines de entretenimiento en los que no están comprometidos con otras personas y usarla para comunicarse realmente”, dijo Ahuja.

Si bien la mayoría de la tecnología diseñada para el autismo es muy nueva, Ahuja dijo que los expertos están entusiasmados con las posibilidades de usarla para ayudar a los niños pequeños. Añadió que los cerebros de los niños pequeños aún se están desarrollando, y la investigación ha demostrado que cuanto más aprenden mientras son pequeños, mejor será su progreso con el tiempo.

“Las horas de terapia del habla que reciben a la edad de dos años, van a determinar qué tan bien lo están haciendo a la edad de cuatro años”, dijo el Dr. Ahuja. “Así que hay una mejora bastante inmediata cuando los introducimos en terapia del habla y ABA, terapia física y terapia ocupacional tan pronto como sea posible”.

Para leer el resumen del estudio, haz clic aqui.