Muchos padres nuevos balbucean a sus bebés recién nacidos sabiendo que ese niño pequeño no puede realmente entender lo que están diciendo.

Sin embargo, un informe reciente dice que hablar, leer e incluso cantar a niños muy pequeños es una parte que a menudo se pasa por alto en el desarrollo del cerebro de un niño sano.

Según William Mudd, médico en la Clínica Infantil Cleveland, no importa si un niño pequeño no tiene la edad suficiente para saber lo que dice un padre.

“Es posible que no tengan ese lenguaje receptivo y realmente sepan lo que está diciendo, pero incluso solo sonriendoles, dándoles pistas no verbales, puede ayudar enormemente con el desarrollo de la capacidad cognitiva y el lenguaje”, dijo.

Mudd indicó que durante los primeros 1,000 días de vida, el cerebro de un niño pequeño se está desarrollando a un ritmo rápido.

Este es un momento crítico para desarrollar habilidades visuales, habilidades de resolución de problemas, lenguaje e incluso matemáticas.

Y mientras más conversación, canto y lectura al que se expone a un niño pequeño, más fuertes son las conexiones cerebrales.

El galeno dijo que la comunicación con los niños pequeños les ayuda a construir su relación con sus padres, lo que fomenta el aprendizaje, las habilidades de comportamiento, las habilidades sociales y, finalmente, la preparación escolar.

Dijo que la lectura es especialmente beneficiosa porque estimula el crecimiento cognitivo y no tiene que involucrar aparatos caros o herramientas educativas complicadas.

“Juega con tus hijos a menudo, todos los días”, dijo el Dr. Mudd. “Intenta trabajar en una lectura, todos los días. No tiene que estar leyendo una novela, solo un simple de tres a cinco minutos; trate de incorporarlo a la rutina de la hora de dormir de su hijo”.

Los estudios anteriores han hecho asociaciones entre la conversación temprana y la interacción dentro de los primeros tres años de vida como un indicador del lenguaje en edad escolar y el coeficiente intelectual, así como el desarrollo socioemocional.

El informe completo está disponible en pediatría.

###

Fuente: http://pediatrics.aappublications.org/content/142/3/e20182007