Astrónomos de la NASA descubrieron, con la ayuda de astrónomos aficionados, dos objetos sub estelares conocidos como enanas marrones. 

Las enanas marrones, de acuerdo con la NASA, son bolas de gas, altamente inusuales, que no son lo suficientemente masivas como para alimentarse al igual que lo hacen las estrellas. 

Los astrónomos aficionados forman parte del proyecto Mundos del Patio Trasero: Planeta 9, financiado por la NASA. Los participantes ayudaron a los científicos al descubrimiento de estos objetos extraños, utilizando datos del satélite Explorador de Prospección de Infrarrojos de Campo Amplio de Objetos Cercanos a la Tierra (NEOWISE), junto con observaciones de todo el cielo recopiladas entre 2009 y 2011 bajo su nombre anterior, WISE. 

Los científicos de la NASA señalan que estos objetos recién descubiertos son «los primeros subenanos de tipo T extremos». Ambos pesan alrededor de 75 veces la masa de Júpiter y registran aproximadamente 10 mil millones de años. Son las enanas marrones con mayor parecido a un planeta que se hayan visto entre la población de estrellas más antigua de la Vía Láctea. 

Uso de la información descubierta

Los astrónomos esperan usar estas enanas marrones para aprender más sobre los exoplanetas, que son planetas fuera de nuestro sistema solar. Los mismos procesos físicos pueden formar planetas y enanas marrones. 

«Estas sorprendentes y extrañas enanas marrones se asemejan a exoplanetas antiguos lo suficientemente cerca como para que nos ayuden a comprender la física de los exoplanetas», dijo el astrofísico Marc Kuchner, investigador principal de Mundos del Patio Trasero: Planeta 9 y el Oficial de Ciencia Ciudadana de la Dirección de Misión Científica de la NASA. Kuchner también es astrofísico en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. 

Los científicos se sorprendieron al ver que tienen muy poco hierro ya que una enana marrón típica tendría hasta 30 veces más hierro y otros metales que estos objetos recién descubiertos. Una de estas enanas marrones parece tener sólo alrededor del 3% de hierro que nuestro Sol. Los científicos esperan que los exoplanetas muy antiguos también tengan un bajo contenido de metales.

«Una pregunta central en el estudio de las enanas marrones y los exoplanetas es cuánto depende la formación de planetas de la presencia de metales como el hierro y otros elementos formados por múltiples generaciones anteriores de estrellas», dijo Kuchner. 

«El hecho de que estas enanas marrones parecen haberse formado con tan poca abundancia de metales sugiere que tal vez deberíamos estar buscando con más fuerza los exoplanetas antiguos y pobres en metales, o los exoplanetas que orbitan alrededor de las antiguas estrellas pobres en metales». 

Descubrimiento de las enanas marrones

Un estudio en The Astrophysical Journal detalla estos descubrimientos y las posibles implicaciones. Seis científicos ciudadanos figuran como coautores del estudio. 

La primera de las enanas marrones fue descubierta en 2016 por el autor principal del estudio, Adam Schneider, de la Escuela de Exploración de la Tierra y el Espacio de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe. Sin embargo, debido a  su ubicación en una zona abarrotada del cielo era difícil de detectar y confirmar. 

Con la ayuda de una herramienta llamada WiseView, creada por Dan Caselden, científico aficionado de Mundos del Patio Trasero: Planeta 9, Schneider confirmó que el objeto que había visto años antes se movía rápidamente, lo cual es una buena indicación de que un objeto es un cuerpo celeste cercano parecido a un planeta o enana marrón. 

«WiseView se desplaza por los datos como una película corta», dijo Schneider, «para que pueda ver más fácilmente si algo se mueve o no». 

La segunda enana marrón inusual, WISE 0414, fue descubierta por un grupo de científicos aficionados, incluidos los participantes de Mundos del Patio Trasero Paul Beaulieu, Sam Goodman, William Pendrill, Austin Rothermich y Arttu Sainio. 

Los científicos aficionados que encontraron WISE 0414 revisaron cientos de imágenes tomadas por WISE en busca de objetos en movimiento, que se detectan mejor con el ojo humano. 

«El descubrimiento de estas dos enanas marrones muestra que los entusiastas de la ciencia pueden contribuir al proceso científico», dijo Schneider. «A través de Mundos del Patio Trasero, miles de personas pueden trabajar juntas para encontrar objetos inusuales en el vecindario solar». 

Los astrónomos aficionados hicieron un seguimiento para determinar sus propiedades físicas y confirmar que en realidad son enanas marrones. El descubrimiento de estas dos enanas marrones inusuales sugiere que los astrónomos podrían encontrar más de estos objetos en el futuro.

Contenido relacionado

  • El ATLC combate la desnutrición grave en los niños menores de cinco años
    En la actualidad, el producto se fabrica en unos 20 países, pero ampliar la producción ha encontrado el obstáculo de que no encaja fácilmente en las categorías existentes, por lo que no se le ha dedicado una norma específica.
  • Pesca de carpas en Albania comienza una nueva etapa
    Hubo un tiempo en que la carpa era la “reina del lago Shkodër”. Abundante en la mayor masa de agua continental de la península de los Balcanes, la carpa fue un recurso vital para los pescadores y sus comunidades durante generaciones.
  • Los esfuerzos para reducir las emisiones del ganado en el planeta
    Mediante la inversión en formas más adecuadas de alimentar y manejar el ganado, podemos preservar los medios de vida y proporcionar a las personas una mejor alimentación a la vez que reducimos los efectos nocivos del metano y de otros gases emitidos en la cadena de valor ganadera.