Bogotá (AFP) – El canciller francés, Jean-Yves Le Drian, reiteró este viernes el compromiso de su país con la implementación del acuerdo de paz con la exguerrilla FARC que puso fin a medio siglo de conflicto armado en Colombia.

“Los esfuerzos del presidente (saliente Juan Manuel) Santos permitieron el acuerdo de paz con las FARC. Falta construir una Colombia pacificada y reconciliada, es una tarea delicada, (pero) podrán contar con el apoyo de Francia”, dijo Le Drian a la prensa tras reunirse en Bogotá con su par colombiana, María Ángela Holguín.

Durante su primera visita como ministro de Asuntos Exteriores a un país latinoamericano, Le Drian indicó que Francia ofrecerá 408 millones de dólares en préstamos a Colombia para “voltear la página tras medio siglo de conflicto”.

Donará además 357.000 dólares para ayudar a la reincorporación de excombatientes y para actividades de desminado.

Colombia es el segundo país más afectado por minas antipersona después de Afganistán, con más de 11.000 víctimas en las últimas tres décadas.

Además, Francia aprobó otro crédito de 230 millones de dólares para combatir el cambio climático, informó el ministerio de Hacienda de Colombia.

El país europeo fue uno de los que más apoyó el pacto que el año pasado desarmó y transformó en partido político a las FARC, la otrora guerrilla comunista más poderosa de América, dijo por su parte la canciller Holguín.

“Francia apoyó los proyectos de desminado (y) la educación agrícola que podemos tener en esas zonas de posconflicto”, señaló.

Durante su visita a Colombia, el ministro francés, que llegó el jueves a Bogotá y partirá el sábado a Cuba, se reunió con el presidente electo, el derechista Iván Duque, organizaciones sociales y empresarios.

Duque, que asumirá el poder el 7 de agosto, llegó a la presidencia con la promesa de modificar el acuerdo de 2016 que desarmó a 7.000 combatientes de la exguerrilla.

El ahijado político del expresidente Álvaro Uribe (2002-10) se opone a que exguerrilleros acusados de crímenes graves participen en política sin antes pagar un mínimo de cárcel.

Los excombatientes asumieron el 20 de julio una representación minoritaria en el parlamento bicameral.

El mandatario electo me “aseguró que está apegado a una paz duradera en Colombia”, afirmó Le Dryan.

El gobierno de Santos, que dejará el poder tras ocho años de mandato, también negocia la paz con el ELN, considerada la última guerrilla activa del país.

El conflicto armado colombiano de medio siglo enfrenta a guerrillas, paramilitares, narcotraficantes y agentes estatales, con un saldo de ocho millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados.