Los Voyager 1 y 2 cumplen 40 años de funcionamiento y exploración, comunicándose diariamente con la NASA, reveló recientemente la agencia aeroespacial.

En sus cuatro décadas de recorrido, cada uno de ellos ha establecido sus propios récords, destaca la NASA.

El Voyager 1 comenzó su viaje el 5 de septiembre de 1977 y en 2012 se convirtió en la única nave espacial en entrar en el espacio interestelar.

El Voyager 2, por su parte, fue lanzado el 20 de agosto de 1977 y es el único que se ha acercado a los 4 planetas exteriores (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno). También realizó varios descubrimientos en algunas lunas de Júpiter, como los primeros volcanes activos fuera de la Tierra en Ío y un posible océano subterráneo en Europa.

En la luna Titán, de Saturno, Voyager 2 descubrió una posible atmósfera parecida a la de la Tierra, la luna helada de Miranda en Urano y géiseres fríos y helados en la luna Tritón de Neptuno.

“Creo que pocas misiones pueden igualar los logros de la nave espacial Voyager durante sus cuatro décadas de exploración”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas (SMD) de la NASA. “Nos han educado a las maravillas desconocidas del universo y verdaderamente han inspirado a la humanidad para continuar explorando nuestro sistema solar y más allá”.

Cada nave lleva un Disco Dorado con los sonidos, imágenes y mensajes de la Tierra y con la duración de la nave, que podría extenderse miles de millones de años, estas cápsulas de tiempo se convertirán en las huellas de la civilización humana.  

La Voyager 1 se encuentra a casi 13 mil millones de millas de la Tierra y viaja hacia el norte a través del espacio interestelar. La Voyager 2,  está a casi 11 mil millones de millas de la Tierra y viaja hacia el sur. Se espera que entre en el espacio interestelar en los próximos años.

De acuerdo con la NASA, las naves espaciales  ya han dejado a los planetas muy atrás y no se acercarán a otra estrella en los próximos 40.000 años. Sin embargo,  ambas sondas aún envían observaciones sobre las condiciones en que disminuye la influencia del Sol y comienza el espacio interestelar.

“Ninguno de nosotros sabía, cuando lanzamos hace 40 años, que seguiría funcionando y continuar en este viaje pionero”, dijo Ed Stone, científico del proyecto Voyager con sede en Caltech en Pasadena, California. “La cosa más emocionante que encuentren en los próximos cinco años es probable que sea algo que no sabíamos que estaba allí para ser descubierto”.

La nave espacial Voyager fue construida por JPL, que continúa operando ambos. Las misiones Voyager son parte del Observatorio del Sistema Heliofísico de la NASA, patrocinado por la División de Heliofísica de SMD.