Hispanos Press - IfleetGPS - Cancer Association

Cuando se trata de la prevención del cáncer de piel, nunca es demasiado temprano para comenzar a usar medidas de protección solar.

Es por eso que las nuevas recomendaciones requieren que los padres de bebés pequeños practiquen protección solar con sus hijos.

“El gran cambio es que cuando se trata de aconsejar a las personas con alto riesgo de cáncer de piel sobre la protección solar, ahora hemos reducido la edad para comenzar ese asesoramiento para incluir a los padres con bebés de seis meses o más”, dijo el Dr. Thomas Knackstedt,  de la Clinica Cleveland.

Knackstedt destaca que los bebés tienen una piel diferente a la de los adultos y, por lo tanto, son más susceptibles a las quemaduras solares, ya que su piel no está completamente desarrollada.

Resaltó que las nuevas recomendaciones son especialmente importantes para los niños con piel clara, que se consideran en mayor riesgo de daño solar.

También aclaró que, aunque todos los colores de piel tienen la misma cantidad de células productoras de pigmento, la cantidad de melanina, que es un pigmento marrón que produce la piel, es diferente de persona a persona.

La melanina cambia la energía que el sol dirige hacia la piel, por lo que cuanto menos melanina tiene la piel de una persona, menos protegida está.

Pero, independientemente de la pigmentación natural de una persona, el Knackstedt dijo que es importante que todos practiquen la protección solar mediante el uso de bloqueador solar, ropa protectora contra los rayos UV o evitar la exposición prolongada al sol.

“Es la exposición acumulativa al sol la que causa el riesgo de ciertos cánceres de piel, mientras que para otros, es la cantidad de quemaduras de sol de alto riesgo que se acumulan, por lo tanto, la exposición solar infantil es muy peligrosa en ese sentido”, dijo.

En niños pequeños, el Dr. Knackstedt dijo que es mejor usar barreras físicas, como filtros solares de óxido de zinc o dióxido de titanio y ropa protectora contra los rayos UV. Destacó, además, que los bebés menores de seis meses de edad no deberían tomarse al sol en absoluto.

El extracto de recomendación completa se puede encontrar en JAMA.