El senador republicano de Carolina del Sur,  Lindsey Graham, y el senador demócrata por Illinois, Dirck Durbin, presentaron ayer jueves un proyecto de ley para ofrecer una vía hacia la ciudadanía a los jóvenes inmigrantes indocumentados conocidos como “Dreamers”.

El “Dream Act de 2017″ permitiría a los jóvenes indocumentados obtener la residencia permanente y la ciudadanía estadounidense bajos ciertas condiciones, similares a las que exige la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Durante la conferencia de prensa celebrada en el Capitolio, Durbin señaló que este proyecto de ley es similar al que presentó hace 16 años, bajo dos premisas. Una de ellas es que los jóvenes no deben ser considerados responsables por “los errores o acciones ilegales de sus padres”.

El otro objetivo en aquella época, señaló Durbin, era darles una oportunidad a los que han vivido en este país desde niños, han sido buenos ciudadanos y están preparados para servir al país y contribuir con la sociedad.

“Necesitamos este ‘Dream Act’ más que nunca por la incertidumbre que enfrentan estos jóvenes en Estados Unidos, no solo con el ‘Dream Act’ en general sino con el Programa DACA”, dijo Durbin.

“Estos jóvenes han dado un paso al frente, han salido de las sombras y se han presentado para que todos para que Estados Unidos pueda entender quienes son las personas afectadas por esta ley. Lo que están pidiendo ahora es obtener una vía hacia su estatus legal, hacia su ciudadanía”, añadió.

Por su parte, Graham calificó como buenas ideas los planes del presidente Donald Trump de deportar a los criminales que se encuentren en el país en forma ilegal y crear una frontera segura. También consideró positivo que el mandatario haya dicho que mantiene presente a los jóvenes “Dreamers”.

Sin embargo, no concuerda con la idea de la eliminación del DACA, que ampara actualmente a más de 800.000 jóvenes inmigrantes.

“Estos jóvenes han vivido en América desde que eran niños y construyeron sus vidas aquí”, dijo el Senador Graham.

“No debemos desperdiciar los talentos de estos jóvenes y penalizar a nuestra propia nación. Nuestra legislación permitiría a estos jóvenes, que crecieron en Estados Unidos, contribuir más plenamente al país que aman. Tienen una historia poderosa que contar y esto puede ser un área donde ambas partes puedan unirse, añadió.

La presentación del proyecto de ley fue recibido con beneplácito por los líderes de organizaciones en Los Ángeles, especialmente aquellos que defienden los derechos de los inmigrantes.

“Este importante esfuerzo bipartidista merece ver la luz, ya que aborda claramente la cuestión fundamental de qué hacer con casi un millón de jóvenes inmigrantes que contribuyen positivamente en una multitud de formas a sus comunidades y nuestra nación”, dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición de Defensa de los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA).

“Apoyamos esta propuesta y trabajaremos muy duro para asegurar que DACA siga protegiendo a los jóvenes inmigrantes hasta que haya una solución permanente para tomar su lugar “.

Una posible vía a la ciudadanía

Para calificar bajo esta posible ley, los jóvenes deberán ser inmigrantes que hayan llegado en la infancia, tener un título de preparatoria, GED o estar cursando estudios universitarios.

También deberán haber trabajado legalmente por un período no menor de 3 años, demostrar dominio del inglés y la historia de Estados Unidos y carecer de antecedentes penales. Los jóvenes que hayan prestado servicio en el ejército estarán amparados bajo esta legislación.  

“Ustedes no se quedarán aquí como un acto de caridad. Se quedaran aqui si se desplazan en la dirección correcta y pueden añadir algo de valor a este país”, dijo Graham, resaltando que si pueden seguir los lineamientos de esta ley, pueden quedarse, obtener su residencia y convertirse en ciudadanos estadounidenses.

#DACA #DAPA #DREAMACT