San Juan (AFP) – El referéndum de Puerto Rico para decidir la estatidad  dio lugar a una débil participación el domingo, con casi cuatro quintos de los votantes que decidieron no votar, aunque los que hicieron unánimemente respaldaron que el territorio se convirtiera en un estado estadounidense.

Se había predicho una participación débil, dado el llamado de los partidos de oposición -que apoyaban mantener las cosas como estaban- de un boicot al voto sin compromiso.

A pesar del bajo nivel de participación, el gobernador puertorriqueño Ricardo Rosselló prometió, después de votar a favor de la anexión total a Estados Unidos, defender internacionalmente el resultado.

Los resultados mostraron que el 97,2 por ciento de los que votaron querían que se convirtiera en estado, el 1,5 por ciento apoyó la independencia y el 1,3 por ciento no respaldó ningún cambio.

“Vamos a ir a foros internacionales para defender el argumento de la importancia de que Puerto Rico sea el primer estado hispano en los Estados Unidos”, dijo Rosselló, junto con su esposa Beatriz Areizaga García, en la ciudad noreste de Guaynabo.

Puerto Rico carece de poderes soberanos, un problema urgente en un momento en que se enfrenta a una deuda pública de 73 mil millones de dólares y su economía ha atravesado un siglo de estancamiento.

Rosselló, que encabeza el Partido Nuevo Progresista, que favorece la estatidad, dijo que su gobierno lucharía “en Washington y en todo el mundo” para que el territorio insular del Caribe sea aceptado como el estado 51 de Estados Unidos y para que los puertorriqueños obtengan “todas las mismas oportunidades como otros ciudadanos estadounidenses.

– Sólo participó el 23%

Pero los resultados del domingo mostraron que sólo el 23 por ciento de los casi 2,2 millones de votantes de la isla participaron en el referéndum. El Congreso de Estados Unidos necesitaría aprobar cualquier cambio a la estadidad.

Puerto Rico decide convertirse en estado 51 de Estados Unidos
© AFP Puerto Rico – © AFP Nicolas RAMALLO, Gustavo IZUS

El opositor Partido Democrático Popular había dicho que “la estadidad ganaría por un deslizamiento de tierra” debido al boicot de los partidos de oposición. El Partido de la Independencia de Puerto Rico había calificado la votación como una “farsa”.

Pero el gobierno de Rosselló insiste en que la estadidad es la respuesta a la crisis financiera que cuelga sobre la isla de 3,4 millones, donde cerca del 45 por ciento de la población vive en la pobreza.

Los que votaron parecían estar de acuerdo.

“Espero que después de 100 años de ser un territorio de Estados Unidos, podamos enviar un mensaje al Congreso en Estados Unidos de que Puerto Rico está listo para hacer algo con su futuro”, dijo Marco Rodríguez, un votante en Guaynabo.

Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses desde 1917. Pero no se les permite votar en elecciones presidenciales o para elegir a miembros del congreso, a menos que residan en Estados Unidos. El referéndum del domingo fue el quinto sobre el estado del territorio – que data de 1967.

El gobierno de Rosselló ha sido criticado por gastar 7,5 millones de dólares en el referéndum en un momento en que las dificultades financieras lo han obligado a cerrar 163 escuelas públicas y recortar en otras áreas.

El gobernador de 38 años acusó a los partidos de oposición de socavar la validez de la votación, habiendo llegado al poder en enero con la promesa de que haría del territorio de la isla el estado 51 de Estados Unidos.

La cuestión del estatus es “fundamental” para liberarse de la agitación económica, dijo Christian Sobrino, asesor económico principal del gobierno.

“Es porque Puerto Rico está en una relación desigual” con el gobierno de Estados Unidos que las finanzas de la isla en bancarrota ahora están bajo un tablero de control nombrado por Estados Unidos, dijo a la AFP.

– Salida de empresas estadounidenses al terminar la exención de impuestos-

Antigua colonia española tomada por Estados Unidos a finales del siglo XIX, Puerto Rico ha gozado de una amplia autonomía política desde 1952 como Estado Libre Asociado.

Como ciudadanos estadounidenses, a menudo con orgullo, los puertorriqueños pueden entrar libremente, vivir y trabajar en los Estados Unidos.

Durante décadas el territorio disfrutó de una exención de impuestos federales de Estados Unidos que atrajo a muchas compañías estadounidenses a establecerse – pero esas interrupciones terminaron en 2006, lo que llevó a las empresas a abandonar la isla en masa.

Batida por la pérdida de ingresos y la crisis financiera mundial, la isla se hundió en recesión.

Pero la llamada “Grecia caribeña” encontró alivio fácil en los mercados de bonos municipales de Estados Unidos, donde los inversionistas podían obtener bonos exentos de impuestos atractivos que proporcionaban dinero listo pero hundían a la isla en una deuda más profunda.

La burbuja en última instancia, se rompió e, incapaz de pagar los acreedores, Puerto Rico declaró la bancarrota a principios de mayo – el más grande declarado jamás por un gobierno local de Estados Unidos.

Rosselló ha lanzado un drástico régimen de austeridad para restablecer las finanzas, pero Washington sigue teniendo la última palabra, a través de su consejo de supervisión.

Muchos isleños ven la autoridad estadounidense como un intolerable dominio, especialmente considerando que el presidente Donald Trump ha discutido varias veces en contra de rescatar el territorio.

Puerto Rico decide convertirse en estado 51 de Estados Unidos
© AFP Los puertorriqueños respaldaron la estadidad de Estados Unidos en un referéndum no vinculante que muchos habían prometido boicotear – © AFP Ricardo ARDUENGO