Washington (AFP) – Investigadores revelaron nuevos datos que, según ellos, ayudarían a evaluar mejor los riesgos de cáncer de mama o de ovario en las mujeres, identificando las ventajas de la detección temprana y el monitoreo durante toda la vida.

El estudio, publicado en el Journal of American Medical Association (JAMA), involucró a casi 10.000 mujeres con las mutaciones más comunes – 6.036 con BRCA1 y 3.820 con BRCA2.

De los encuestados, 5.046 no tenían cáncer al inicio del estudio, mientras que 4.810 tenían un tumor de mama o de ovario.

Durante un período medio de seguimiento de cinco años, 426 mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de mama, 109 con cáncer de ovario y 245 con cáncer de mama contralateral.

El riesgo absoluto de cáncer de mama entre el inicio de la edad adulta y la edad de 80 años fue del 72 por ciento para las mujeres con la mutación BRCA1 y el 69 por ciento para aquellos con el gen mutante BRCA2.

Pero la incidencia de cáncer de mama aumentó rápidamente en la edad adulta temprana hasta las edades de 30 a 40 para los portadores de mutación BRCA1 y hasta las edades de 40 a 50 para aquellos con la mutación BRCA2.

Más de 40 años y 50 años respectivamente, la incidencia de cáncer en los encuestados permaneció sin cambios hasta los 80 años.

El riesgo absoluto de cáncer de ovario hasta los 80 años de edad fue de 44 por ciento en el grupo de mutación BRCA1 y 17 por ciento en el grupo de mutación BRCA2.

Para el cáncer de mama contralateral, el riesgo acumulado durante 20 años después del diagnóstico de cáncer en el otro pecho, fue del 40 por ciento para las mujeres con la mutación BRCA1 y el 26 por ciento para las personas con BRCA2.

Las mujeres con mutaciones BRCA1 y BRCA2 son más propensas a desarrollar cáncer de mama si sus familiares – de primer y segundo grado de parentesco – han tenido cáncer, dijeron los autores del estudio, dirigido por Antonis Antoniou en la Universidad de Cambridge en Gran Bretaña.

El riesgo de cáncer también varía según el sitio de la mutación en los genes BRCA1 o BRCA2.

“Los resultados indican que la historia familiar es un fuerte factor de riesgo para los portadores de mutación y que los riesgos de cáncer varían según la ubicación de la mutación, lo que sugiere que el asesoramiento individualizado debe incorporar tanto los perfiles de historia familiar como la ubicación de la mutación”.

Los resultados se pueden utilizar para estimar con mayor precisión el riesgo de cáncer de mama y de ovario, y para determinar a qué edad comenzar una exploración regular.

El número de casos de cáncer de mama en los Estados Unidos en 2017 se estima en 252.710, incluyendo 40.610 muertes, según el Instituto Nacional del Cáncer (NCI).

#SupervivientesDeCancer #Cancer #cancerDeMama