Veteranos mexicanos deportados de EEUU piden volver al país que defendieron
Mexicanos que sirvieron en las fuerzas armadas de Estados Unidos y que fueron deportados rinden tributo el 28 de mayo de 2018 en el Día de los Caídos a sus excompañeros de armas en el puente internacional Cordova de las Américas, México. © AFP HERIKA MARTINEZ
Hispanos Press - IfleetGPS - Cancer Association

Ciudad Juárez (México) (AFP) – Lejos del país por el que arriesgaron su vida, seis veteranos mexicanos deportados de Estados Unidos llegaron este lunes hasta los límites de la frontera entre ambos países para rendir un homenaje a sus compañeros en el Día de los Caídos.

El grupo rindió honores a la bandera de Estados Unidos frente a la línea de vehículos que cruzaba de Ciudad Juárez, Chihuahua, hacia El Paso, Texas, por el puente internacional Córdova de las Américas.

“Me siento más estadounidense que Donald Trump, porque yo arriesgué mi vida por ese país”, dice José Francisco López Moreno, de 72 años, quien combatió en Vietnam y fue deportado en 2004 a Ciudad Juárez.

Panchito, como lo conocen sus amigos, abrió hace 13 meses la Casa de Apoyo a Veteranos Deportados Juárez, que cuenta actualmente con 24 miembros.

“Nos tienen deportados de por vida y el único modo de regresar es muerto, la verdad. Se siente feo porque ¿pa’qué te dan honor cuando ya estás muerto?”, dice Iván Ocón, de 41 años, deportado hace dos años tras servir en 2003 en la frontera de Irak con Jordania en la operación ‘Iraqui Freedom’.

“Dicen ‘oh, sí, vamos a traernos a nuestro veterano… enterrarlo acá, hacerle honores’, ¿por qué no nos honran cuando estamos vivos?”, reclama.

Según López y Ocón, al menos 12 veteranos deportados han muerto en México, mientras que unos 300 viven dispersos en distintas ciudades, principalmente en Tijuana.

“Necesitamos que la gente (en Estados Unidos) le hable a los gobernadores, que les escriban a los congresistas, para que apoyen una ley (…) para que nos den una visa a los veteranos y ya no nos deporten”, pidió Ocón.

Además de las casas de apoyo a veteranos en Tijuana y Ciudad Juárez se están organizando otras en Monterrey, así como en Honduras y Jamaica, agregó.

Héctor Barajas, fundador de la casa de Tijuana, recibió hace unos meses la ciudadanía estadounidense pese a haber sido deportado. El atenuante fue que había cometido “solamente” un delito estatal y no uno federal como la gran mayoría de los que viven en Juárez, explica Mike Evans, otro veterano.

Evans nació en México como Lorenzo Núñez, pero adquirió su nuevo nombre al ser adoptado en Estados Unidos. Sirvió como “marine”, habla poco español y terminó deportado en 2009, uno de los años más violentos en la historia reciente de Juárez.

Debió empezar de cero, lejos de su familia y con solo 80 dólares en la bolsa, pero aprendió a sentirse nuevamente mexicano y amar al país tanto como a la bandera estadounidense, asegura.