EEUU devuelve a México dos piezas prehispánicas sustraídas ilegalmente
Figuras antropomorfas de arcilla pertenecientes a la cultura teotihuacana exhibidas en la embajada de Estados Unidos en Ciudad de México el 9 de abril de 2019 © AFP ALFREDO ESTRELLA

México (AFP) – El gobierno de Estados Unidos devolvió este martes a México dos piezas prehispánicas que fueron incautadas a un arqueólogo amateur, quien amasó una colección de unos 42.000 objetos, muchos de ellos obtenidos ilegalmente.

Las pequeñas esculturas datan del periodo clásico en Mesoamérica, ubicado hace unos 1.300 a 1.800 años, dijeron arqueólogos en una ceremonia en la embajada estadounidense en Ciudad de México, donde el FBI devolvió los objetos.

La larga y extraña historia de cómo fueron devueltos “comenzó con una investigación policial y concluye hoy con esta ceremonia, en la que México recupera dos artefactos que son parte de su herencia cultural”, dijo Sergio Estrada, abogado de la cancillería mexicana.

Los objetos fueron encontrados en Indiana, en el hogar de un coleccionista llamado Don Miller, señalaron funcionarios a periodistas.

Miller, quien murió en 2015 a los 91 años, participó en varias expediciones arqueológicas y coleccionó distintas piezas, que tenía en su sótano.

Hacia el final de su vida, el FBI registró su vivienda e incautó unos 7.000 artefactos que parecen haber sido sustraídos ilegalmente de sus países de origen, dijo el agente especial Edward Gallant.

“En la década de los 60 y 70, Miller participó en excavaciones arqueológicas en México y Centroamérica”, y ahí es cuando aparentemente tomó los objetos, dijo Gallant, aunque aún no es claro dónde y cuándo los encontró.

Miller, cuya colección también incluía objetos de China, Canadá, Perú, Irak y otros países, cooperaba con el FBI antes de su muerte y nunca fue procesado, agregó.

El FBI constituyó una base de datos de los objetos y lentamente trabaja en el proceso de intentar identificarlos y devolverlos.

Los funcionarios dijeron que tomaría tiempo investigar más sobre los orígenes y significado de los objetos, que representan hombres sentados y adornados con joyas.

“Cuando se extraen bienes culturales de manera ilícita se pierde información significativa sobre el estudio del pasado. Una vez que ese contexto es destruido, ya no puede ser recuperado”, dijo Estrada.