Madrid (AFP) – La justicia española aprobó este viernes la extradición a Venezuela de Adrián Velásquez Figueroa, exmiembro de la Guardia Presidencial del presidente Hugo Chávez, reclamado por blanqueo de capitales junto a su esposa, cuya entrega ya fue cumplimentada.

“Los delitos por los que se reclama a Velásquez serían constitutivos en España de malversación de caudales públicos y blanqueo de capitales, por lo que se cumple el requisito de doble incriminación”, asegura la Audiencia Nacional en un comunicado.

Este alto tribunal con sede en Madrid ya autorizó a finales de octubre la extradición de su esposa, Claudia Patricia Díaz Guillén, antigua enfermera personal de Chávez reclamada por los mismos delitos.

Ambos fueron detenidos el pasado abril en España por petición de Caracas después de que los nombres de ambos aparecieran en 2016 en los Papeles de Panamá como clientes de la firma Mossack Fonseca, epicentro del escándalo.

Al estallar el escándalo en 2016, la policía registró varios apartamentos pertenecientes a la pareja, donde encontraron desde motos de agua a sobres con diamantes, según medios venezolanos.

Miembro de la Guardia de Honor Presidencial entre 2008 y 2012, Velásquez Figueroa está acusado de aprovechar este cargo “para la obtención de beneficios económicos particulares, incrementando su capital de manera desproporcionada a sus ingresos ordinarios”.

Esto “le permitió adquirir bienes muebles e inmuebles en territorio nacional, así como en el exterior, constituyendo empresas en la república de Panamá y en los Estados Unidos”, según recoge el comunicado de la Audiencia Nacional.

El tribunal desestimó que Velásquez, de 39 años, pudiera sufrir vulneración de derechos humanos en Venezuela como había alegado durante la vista.

“La persecución política en la que se cometen las violaciones de derechos humanos está orientada hacia los opositores al régimen, no a los miembros de la Administración en tiempos del presidente Hugo Chávez”, argumentó, subrayando que no existen “hechos o situaciones que puedan identificarle como opositor”.

“Por el contrario, todo indica que el señor Velásquez abandonó Venezuela por motivos económicos y no por motivos políticos”, añadió.

La decisión de la Audiencia Nacional puede ser recurrida. Además, incluso cuando la sentencia sea firme, el gobierno español debe aprobar la extradición para que se haga efectiva.