La Iglesia pide prepararse por si no se renueva protección legal a salvadoreños en EEUU
El arzobispo salvadoreño José Luis Escobar (C) escolta al entonces presidente de EEUU Barack Obama durante una visita a la catedral metropolitana de San Salvador, el 22 de marzo de 2011 © AFP/Archivos JIM WATSON
Hispanos Press - IfleetGPS - Cancer Association

San Salvador (AFP) – La Iglesia católica consideró este domingo que El Salvador debe estar preparado ante la eventual decisión de Estados Unidos de no renovar un estatuto de protección temporal (TPS) a 190.000 salvadoreños.

“Tiene que haber un plan B, estamos urgidos con el tiempo a prever que no se les va a dar más el TPS a nuestros connacionales, es el sentir, es lo que tristemente se espera”, consideró el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar.

Pese a considerar la posibilidad de que el TPS podría no ser renovado, el prelado católico salvadoreño indicó que el gobierno debe insistir en sus esfuerzos “diplomáticos” para intentar lograr que el gobierno del presidente Donald Trump conceda una renovación del TPS a los salvadoreños.

“No podemos asegurar que el TPS será renovado y entonces deberíamos estar preparados, pues sería triste que no estemos preparados para esa situación”, sostuvo Escobar en una rueda de prensa tras oficiar la misa dominical en la catedral de San Salvador.

La cancillería salvadoreña llamó a los 190.000 salvadoreños amparados por el Estatuto de Protección Temporal a “esperar la decisión oficial” de Washington de renovarles o no el mismo.

“Les pedimos a nuestros compatriotas mantenerse atentos al anuncio oficial (sobre la renovación o no) que sólo lo puede dar el Departamento de Seguridad Interior (DHS), y que es el pronunciamiento oficial”, señaló el canciller salvadoreño, Hugo Martínez.

El pasado viernes el diario The Washington Post informó que el Departamento de Estado determinó que más de 300.000 migrantes haitianos y de Centroamérica ya no necesitan un TPS.

El periódico, citando a funcionarios vinculados al tema, señaló que el secretario de Estado, Rex Tillerson informó, a la jefa interina del DHS, Elaine Duke, que las condiciones económicas, de seguridad y otras en esos países ya no son tan terribles como para que los migrantes necesiten permanecer en Estados Unidos.

El TPS además de los 190.000 salvadoreños también favorece a unos 50.000 haitianos, 57.000 hondureños y 2.500 nicaragüenses.

De acuerdo a la cancillería, en el caso de los salvadoreños, el DHS tiene como máximo hasta el próximo 7 de enero para dar a conocer su decisión.

El TPS, que otorga permisos temporales para residir y trabajar en Estados Unidos, fue abierto para El Salvador en 2001, luego de que este país centroamericano fuera afectado por dos fuertes terremotos, el 13 de enero y el 13 de febrero de ese año.