París (AFP) – Fernando «Pino» Solanas, emblemático cineasta, político y militante argentino, falleció a los 84 años en París, días después de haber sido internado en un hospital por coronavirus, informó el sábado el ministerio de Relaciones Exteriores argentino.

«Enorme dolor por Pino Solanas. Murió en cumplimiento de sus funciones como embajador de Argentina ante la Unesco», afirmó en Twitter el ministerio. «Será recordado por su arte, por su compromiso político y por su ética puesta siempre al servicio de un país mejor».

Solanas había anunciado en Twitter el 16 de octubre que él y su mujer, la artista brasileña Ángela Correa, habían contraído el covid-19 en la capital francesa, donde se encuentra la sede de la Unesco, y que él se encontraba en el hospital bajo observación médica. En la imagen que acompañaba al mensaje, se veía al cineasta en una cama de hospital y con mascarilla.

Cinco días más tarde, el laureado director afirmó que su estado era «delicado» pero que seguía «resistiendo». Fue su último mensaje en la red social.

Solanas fue un cineasta comprometido, revolucionario y prolífico y también un político perseverante y apasionado.

En 1992 fue elegido senador por la ciudad de Buenos Aires, un año después fue diputado por el Frente Grande, también fue candidato a presidente en 2007 por el movimiento Proyecto Sur, progresista, ecologista y de centro-izquierda, en alianza con el Partido Socialista Auténtico. En junio de 2019 anunció que se unía a la coalición de centro-izquierda peronista Frente de Todos y respaldó la fórmula presidencial de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

«Profundo dolor por el fallecimiento del querido Pino Solanas, embajador de la Argentina ante la UNESCO. Lo recordaremos por lo que nos dejó como cineasta y por su inquebrantable compromiso político. Mis condolencias y mi abrazo a su familia y seres queridos», escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

Solanas tuvo dos hijos, Juan y Victoria.

El Tercer Cine

Nacido el 16 de febrero de 1936 en Buenos Aires, Solanas debutó en el cine en 1962, con el cortometraje «Seguir andando». En 1967 dirigió el documental «La Hora de los Hornos», una trilogía codirigida con Octavio Getino de más de cuatro horas de duración que se ha convertido en un símbolo del cine comprometido políticamente, de la denuncia y de la resistencia ante la dictadura.

Es una película que batió récords de popularidad en Argentina aunque tuvo que verse en la clandestinidad, mientras recibía premios en Italia, Alemania y Francia.

Solanas también dirigió entre otros «Perón: Actualización política y doctrinaria para la toma del poder», una entrevista a Juan Domingo Perón, que se tornó un documento venerado por los jóvenes peronistas de la época.

Su documental «Memoria del saqueo», sobre la precaria condición social y económica de Argentina, fue presentado en el Festival de Cine de Berlín en 2004, el mismo año en que Solanas recibió un Oso de Oro de honor de reconocimiento a su carrera.

«El exilio de Gardel (Tangos)», de 1985, fue galardonado en la Mostra de Venecia, y Solanas recibió el premio al mejor director en el festival francés de Cannes por su largometraje «Sur», en 1988.

El fallecido director es coautor del manifiesto «Hacia un Tercer Cine», un movimiento latinoamericano surgido en los años 1960, en oposición a un lenguaje cinematográfico dominante, comercial y dictado sobre todo desde Estados Unidos.

«Bravo, chicas»

Al conocerse su fallecimiento, en las redes sociales se ha recordado en Argentina el emotivo discurso que pronunció en 2018, siendo senador, cuando un proyecto de ley sobre el aborto fue rechazado por la cámara alta tras una histórica movilización feminista en las calles del país.

«Acabemos con la hipocresía de una clase dirigente que sabiendo que las más pudientes podían acudir a los abortos seguros, las menos pudientes estaban condenadas a la infección o a la muerte», dijo Solanas en aquel momento.

«Bravo chicas, han levantado alto el honor y la dignidad de las mujeres argentinas. Si no sale hoy, el año que viene vamos a insistir. Y si no sale el año que viene, insistiremos el otro. Nadie podrá parar a la oleada de la nueva generación. Será ley, habrá ley contra viento y marea», aseguró.

Contenido relacionado

  • Tejedoras indígenas mexicanas luchan para defender sus creaciones
    Tejedoras indígenas de un pueblo enclavado entre verdes cerros del sur de México luchan por vivir dignamente de sus creaciones, a contracorriente del gran negocio de la moda que, según ellas, se adueña de su riqueza cultural.
  • Iglesia paraguaya promueve santificación de la beata Chiquitunga
    El arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, anunció que presentará al Vaticano como milagro el caso del sobreviviente de un accidente de aviación en el que murieron siete militares en febrero, para pedir la santificación de la beata Chiquitunga, cuyas reliquias fueron recibidas por una multitud este martes transportadas desde Roma.
  • «Azor», una historia de negocios oscuros en la dictadura argentina
    Un banquero suizo desembarca en Buenos Aires en plena dictadura para ocuparse del dinero de los poderosos. Es la premisa de «Azor», una coproducción suizo-franco-argentina dirigida por Andreas Fontana, presentada este sábado en el Festival de San Sebastián.