Alrededor del 80 por ciento de los adultos y niños de Estados Unidos no hacen suficiente ejercicio para una salud óptima. Pero ¿cuánta actividad física realmente necesitamos?

Por primera vez en diez años, un nuevo conjunto de directrices describe cuánto ejercicio deberíamos aspirar todos.

“Los investigadores observaron diversos grupos de edad, observaron a niños, niños pequeños, niños en edad escolar, adolescentes, adultos, adultos mayores, y lo que vieron fue que en todos los grupos de edad, el ejercicio fue beneficioso para todos”, dijo Haitham Ahmed, director médico de Rehabilitación Cardíaca en la Clínica Cleveland, quien no participó en la investigación.

Las nuevas pautas recomiendan que los niños en edad preescolar de 3 a 5 años estén activos durante todo el día.

Los niños y adolescentes de 6 a 17 años deben hacer por lo menos 60 minutos de ejercicio moderado a intenso cada día.

Los adultos deben apuntar a 150-300 minutos de ejercicio moderado o 75-150 minutos de ejercicio vigoroso cada semana.

Las pautas también indicaron que los adultos deben complementar su actividad semanal con dos sesiones de ejercicios de fortalecimiento muscular.

Los adultos mayores también deben incorporar ejercicios para mejorar el equilibrio en su régimen de ejercicios.

El Dr. Ahmed dijo que los beneficios para la salud de la actividad física incluyen un menor riesgo de muerte por enfermedad cardíaca, eventos relacionados con el corazón, presión arterial alta, diabetes tipo dos, colesterol alto y varios tipos de cáncer.

Y los efectos positivos del ejercicio se extienden más allá de los beneficios tradicionales para la salud del corazón. La investigación también muestra que el aumento de la actividad física puede mejorar la cognición, el sueño y reducir la ansiedad, así como el riesgo de depresión y demencia.

Si bien las recomendaciones pueden parecer abrumadoras para alguien que no es físicamente activo, el Dr. Ahmed dijo que incluso un poco de ejercicio tiene algún beneficio.

“Incluso una cantidad mínima de ejercicio es mejor que nada”, dijo. “Si solo subes un tramo adicional de tres escaleras por día, durante la mañana, a la hora del almuerzo, por la tarde, durante un largo período de tiempo, eso realmente se suma”.

El galeno dijo que incluso aquellos que tienen antecedentes familiares de enfermedades cardíacas pueden alterar su riesgo significativamente a través de buenos hábitos de salud, como comer una dieta saludable y hacer mucho ejercicio.

“Una gran cantidad de investigaciones muestran que incluso si usted tiene antecedentes familiares; Tiene algunas cosas que van en su contra, aún puede reducir su riesgo hasta en un 80 por ciento”, dijo. ”

Si bien nunca puede reducir completamente su riesgo al cero por ciento, hay cosas que están bajo su control, como el ejercicio, y realmente puede alterar las posibilidades de tener un resultado negativo en el futuro”.

Los resultados completos de la investigación y las directrices se pueden encontrar en JAMA.