Bolivia pone en marcha plan gratuito de salud que rechazan médicos y regiones
El presidente boliviano Evo Morales Ayma y el vicepresidente Álvaro Garcia Linera firman una ley para implementar un plan universal de salud en el palacio presidencial de La Paz, el 20 de febrero de 2019 © AFP AIZAR RALDES

La Paz (AFP) – El presidente boliviano Evo Morales promulgó este miércoles una ley que implementa un inédito plan universal y gratuito de salud, que generó sin embargo rechazo de los sindicatos de médicos y de tres gobernaciones que consideran la medida improvisada y electoralista.

Con la nueva Ley del Sistema Único de Salud (SUS) “se garantiza un acceso universal y gratuito al 51 por ciento de la población que faltaba” ingresar a un seguro de salud, de un total de 11 millones de habitantes, dijo Morales en un acto público de promulgación de la norma.

El resto de la población accede a diversos sistemas públicos y privados de atención médica.

El SUS comenzó en enero pasado con un registro de personas sin seguro de salud, con la meta de alcanzar 5,8 millones de personas, aunque hasta la fecha, según datos oficiales sólo alcanzó a 1,6 millones.

Morales prometió una inversión de 79,7 millones de dólares para la implementación del plan, en atención de “hemodiálisis, cáncer, terapias del dolor” y otros males como diabetes, hipotiroidismo, gripe, neumonía, parkinson y problemas dentales, además de inversiones en la contratación de 8.000 nuevos médicos e infraestructura hospitalaria.

Empero los médicos mantienen su oposición a la medida y la exigencia de que el gasto anual para salud suba del 6,5% al 10% del Presupuesto General del Estado (PGE). Para 2019 el PGE es de 286.278 millones de bolivianos (unos 41.131 millones de dólares).

“Se le está mintiendo al país, no hay estudios técnicos” que sustenten la viabilidad del programa, reaccionó Erwin Viruez, titular del Colegio Médico de Bolivia, que anunció que el próximo 6 de marzo arrancarán con una huelga la protesta contra la medida.

Mientras, el director de Sistemas de Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), James Fitzgerald dijo en diciembre pasado que para implementar el SUS “se debe tener capacidades para la cobertura (…) y esto se tiene en Bolivia”.

Asimismo, tres de las nueve gobernaciones del país (La Paz, Tarija y Santa Cruz) anunciaron su rechazo.

El gobernador de la rica región de Santa Cruz, Rubén Costas, dijo que “nuestra preocupación es que este sea solo un tema electoral”, en referencia a que Morales, en el poder desde 2006, pretendería usarlo para apalancar su repostulación para un cuarto mandato (2020-2025).

Según Costas, parte de los recursos económicos que el Ejecutivo pretende usar corresponde a las gobernaciones.