El tratamiento del cáncer de mama puede ser agotador. Algunos días son mejores que otros  y en los “otros” días a menudo hay momentos en que nada suena apetitoso.

La Dra. Krista Maruschak,  dietista en el Centro contra el Cáncer de la Clínica Cleveland alienta a las mujeres que se someten a tratamientos contra el cáncer a enfocarse en dos cosas: calorías y proteínas.

“Obtener la cantidad suficiente de proteínas es importante para mantener su masa muscular magra, lo que lo ayudará a obtener los mejores resultados que pueda obtener durante el tratamiento”, dijo Maruschak. “Y obtener suficientes calorías le ayudará a mantener su peso, lo que también ayudará a darle los mejores resultados”.

Mantener el peso y los músculos es uno de los mayores desafíos al someterse a un tratamiento contra el cáncer.

Una buena nutrición puede ayudar a prevenir complicaciones y retrasos en el tratamiento, y la mejor manera de obtener los nutrientes necesarios es seguir una dieta bien balanceada.

Para las mujeres que se sienten bien después del tratamiento, ella recomienda una dieta de estilo mediterráneo que proporciona las calorías, proteínas y micronutrientes necesarios.

Sin embargo, para las mujeres que luchan contra las náuseas causadas por la quimioterapia y la radiación, las alienta a comer lo que sea que las atraiga, incluso si no es la opción más saludable.

A menudo recomienda que las mujeres intenten comer comidas pequeñas y frecuentes durante todo el día si no pueden tragar porciones típicas.

“Comer de 5 a 7 comidas pequeñas por día, o intentar comer algo cada 2 o 3 horas, también agregar calorías y proteínas donde puedas en esas comidas pequeñas”, dijo Maruschak. “Quieres maximizar la cantidad de calorías y proteínas que comes en esa pequeña comida”.

Si alguien está comiendo solo unos pocos bocados de comida a la vez, Maruschak dijo que esos bocados deberían estar llenos de calorías.

Las buenas maneras de maximizar las calorías incluyen agregar fuentes de grasa saludables y altas en calorías a comidas pequeñas como nueces, mantequillas de nueces, aguacate y aceite de oliva.

Maruschak dijo que las salsas cremosas, salsas y productos lácteos con mucha grasa también pueden ayudar a aumentar el conteo de calorías.