Siempre es mejor prevenir una enfermedad en lugar de tratarla después de que ocurra, y gracias a la vacunación infantil, muchas enfermedades peligrosas ya no son una amenaza para las comunidades en Estados Unidos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) emitieron recientemente informes que detallan la cantidad de niños en Estados Unidos que reciben sus vacunas.

Un informe se centró en las tasas de vacunación y las exenciones entre los niños de kindergarten.

Los investigadores encontraron que la tasa media de cobertura de la vacuna para la inmunización con DTaP (difteria, tétanos y tos ferina) entre los niños de kindergarten fue del 95.1 por ciento.

Las tasas de la vacuna MMR, que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola también fueron altas, con un 94,3 por ciento entre estos niños.

El otro informe se centró en niños pequeños entre las edades de 19-35 meses.

Si bien las tasas de vacunación también fueron altas para estos niños, el informe muestra que varias de las vacunas de “vida temprana”, que requieren refuerzos, tuvieron tasas de cobertura más bajas.

Según el doctor Frank Esper, experto en enfermedades infecciosas pediátricas en la Clínica Infantil Cleveland, algunos niños reciben sus vacunas iniciales, pero no regresan para obtener los refuerzos necesarios.

Esper dijo que es importante que los padres verifiquen con el pediatra de su hijo para asegurarse de que estén al día con todas las vacunas durante su visita anual de bienestar.

También destacó que lo más importante que deben saber los padres es que las vacunas son seguras. Y si bien puede parecer que los niños pequeños reciben muchas vacunas en esos primeros años de vida, son necesarios y salvan debido a las enfermedades que previenen.

“Se ha demostrado que estas vacunas son seguras”, dijo. “Los hemos probado; hemos seguido a los niños que han recibido estas vacunas, sabemos lo seguros que son”, dijo Esper. “Las enfermedades contra las que protegen son enfermedades graves que llevan a los niños al hospital y pueden llevar a ramificaciones a largo plazo si contraen estas enfermedades”.

El galeno dijo que el informe también mostró que los niños que no recibían las vacunas tenían más probabilidades de vivir en áreas rurales y no estar asegurados, lo que resalta la importancia de que los niños en áreas rurales tengan acceso al sistema de salud para protegerlos.

El experto añadió que, aunque los informes mostraron un ligero aumento en los niños que recibieron exenciones de recibir las vacunas, la cantidad de personas en Estados Unidos que rechazan todas las vacunas es todavía muy baja.

“No hay mucha gente que rechace todas las vacunas, y creo que eso es muy importante, porque a veces parece que hay muchas personas que dicen a las vacunas, y eso no es cierto en absoluto”, dijo el Dr. Esper. “Hay solo una pequeña fracción de personas, menos del dos por ciento, que rechazan todas las vacunas”.

Fuentes:

https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/67/wr/mm6740a3.htm?s_cid=mm6740a3_w

https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/67/wr/mm6740a4.htm?s_cid=mm6740a4_w