Con la proximidad de las fiestas de fin de año, muchos padres comienzan a planificar la compra de los regalos de Navidad para sus hijos. Pero muchos adquieren juguetes sin tomar en cuenta si constituyen un peligro para los niños.

Para ayudar a los padres en la elección de juguetes seguros, el Fondo de Educación del Grupo de Investigación e Interés Público de California (CALPIRG), publicó recientemente su trigésimo informe anual en donde destacan los tipos de juguetes considerados tóxicos o peligrosos.

Peligro en el Mundo de los Juguetes” basa sus resultados en pruebas de laboratorio hechas a juguetes en los que se encontró rastros de cromo y ftalatos, dos componentes químicos que podrían ser un riesgo para la salud de los niños.

IMG_2419
El Dr. Jeffrey Upperman muestra cómo deben chequearse los juguetes pequeños o con piezas muy pequeñas (Foto: Marvelia Alpízar).

También se realizaron pruebas para determinar los tipos de juguetes que podrían causar asfixia a los niños, ocasionar daños auditivos debido al ruido extremo y aquellos con imanes que podrían causar daños internos si se tragan.

“Lo que vemos en nuestro centro de emergencias son niños con problemas de asfixia, niños que han sufrido daños internos debido a los imanes u otros materiales que se tragan y también vemos envenenamientos”, dijo Jeffrey Upperman, del Departamento de Cirugía Pediátrica del Hospital de Niños de Los Ángeles.

El 20 por ciento de los niños que llegan al hospital, añadió Upperman, presentan síntomas de envenenamiento.

“El ‘peligro en el mundo de los juguetes’ se ha convertido en ‘problemas en la sala de emergencias’”, dijo Upperman, haciendo alegoría al título del informe.

Upperman destacó que eso tiene que eliminarse y la mejor forma de hacerlo es educando a los padres y la comunidad. El Hospital de Niños de Los Angeles enfatiza a los padres que lean cuidadosamente  las etiquetas que describen los juguetes para determinar si son apropiados para la edad de los niños.

Los niños que juegan con patinetas o bicicletas deben usar casco (Foto: Marvelia Alpízar)
Los niños que juegan con patinetas o bicicletas deben usar casco (Foto: Marvelia Alpízar)

Una forma de determinar si los juguetes o sus componentes son muy pequeños y puedan ser tragados por los niños, es utilizar un tubo de papel higienico como medida. Si el juguete o componente se atasca, el niño no corre peligro; pero si pasa a través del tubo o cilindro, significa que el niño podría tragárselo.

Helen Arbogast, directora del programa de prevención de lesiones del Hospital de Niños de Los Ángeles, recomienda a los padres comprar juguetes adecuados para su edad y la etapa de desarrollo en la que se encuentran.

“Los niños se merecen el derecho de tener juguetes seguros”, dijo Arbogast. “A medida que se prepara para la época festiva, asegúrese de comprar juguetes que sean apropiados para ellos”.

Arbogast también aconseja a los padres que supervisen a los niños mientras juegan, especialmente cuando lo hacen por primera vez con un juguete nuevo. También les recuerda que los niños mayores usen cascos de seguridad cuando estén jugando con patinetas o paseando en bicicleta.

El informe enumera un total de 22 juguetes considerados peligrosos para los niños, de los cuales 4 ocasionan daños tóxicos, 2 podrían causar daños si se ingieren debido a los magnetos que los acompañan,  5 que podrían causar daños auditivos por el ruido intenso al manipularlos y 11 que podrían ocasionar asfixia si los pequeños los tragan accidentalmente.

Artículo anteriorUn hogar para siempre para niños de crianza
Artículo siguienteCalifornia no protege a jóvenes contra tabaquismo
Marvelia Alpízar (Venezuela). Periodista, educadora y traductora. Fundadora del medio en línea Hispano Press, en Los Ángeles (California). Durante 3 años se desempeñó como reportera para el diario “La Opinión” de Los Ángeles (2012 – 2015). Trabajó como maestra de inglés como segundo idioma (ESL) y español como idioma extranjero en escuelas primarias de Carolina del Sur y Georgia (1999 - 2011). Trabajó como profesora de inglés como idioma extranjero (EFL) para el Laboratorio de Idiomas de la Universidad de Carabobo (Valencia, Venezuela). Licenciada en Educación por la Universidad de Carabobo, Venezuela (1995) y Periodismo Impreso por el St. Mary-of-the-Woods College, Indiana (2008). Maestría en Periodismo Digital por el Sistema de Universidad Virtual de la Universidad de Guadalajara (2018)