EEUU da un paso para extender la duración de la detención de menores migrantes
Un centro de detención temporal de niños migrantes en Tornillo, Texas, Estados Unidos, cerca de la frontera con México, el 18 de junio de 2018 © AFP/Archivos HERIKA MARTINEZ

Washington (AFP) – El gobierno de Estados Unidos dio este jueves un primer paso para modificar el acuerdo que limita la detención de migrantes menores de edad, presentando un proyecto de reglamentación que choca con el protocolo vigente desde 1997, lo que fue inmediatamente rechazado por los defensores de los derechos humanos.

El proyecto redactado por los Departamentos de Salud y de Seguridad Interior tiene como objetivo autorizar que las familias migrantes permanezcan en los centros de retención hasta que se termine de examinar su proceso judicial.

Esto afecta el Acuerdo Flores de 1997, un convenio con una corte federal que reduce a 20 días el máximo de detención para niños migrantes.

El proyecto, cuyo borrador fue difundido en internet este jueves, va a ser publicado de forma oficial el viernes, pero podría ser rápidamente objetado judicialmente.

Tom Perez, el presidente Comité Nacional del Partido Demócrata (DNC), de oposición, pidió terminar con la “crueldad”.

La crueldad de Donald Trump no conoce límites. Cientos de niños aún permanecen separados de sus padres debido las acciones de esta administración. En lugar de reunir a estas familias, la administración está trabajando para eludir los límites de la corte y mantener a los niños detenidos durante el tiempo que se evalúa el caso de su familia, un proceso que puede llevar años”, dijo el político.

Para Perez, “este es un nuevo golpe bajo para nuestra nación en una de las horas más oscuras. Y los republicanos en el Congreso se niegan hacer algo al respeto”.

“Los demócratas creen que la diversidad de nuestra nación es nuestra mayor fortaleza, y continuaremos luchando para responsabilizar a Trump, para reunir a los niños separados con sus familias”, dijo el político.

Más de 2.300 menores fueron separados de sus padres que habían cruzado ilegalmente la frontera estadounidense, después de que el presidente estadounidense Donald Trump lanzó un política de “tolerancia cero” frente a la inmigración clandestina.

La violencia en Centroamérica, especialmente en el llamado Triángulo del Norte (El Salvador, Honduras y Guatemala), ha empujado a familias enteras, y en muchos casos a niños solos, a huir, emprendiendo un peligroso viaje hacia Estados Unidos.

Frente a la ola de indignación que provocaron las voces y llantos de los niños detenidos, Trump retrocedió finalmente sobre sus pasos.

“Es repugnante ver que el gobierno de Estados Unidos está buscando formas de encarcelar a más niños por más tiempo. Esto es exactamente lo opuesto de lo que deberíamos estar haciendo”, dijo en un comunicado Omar Jadwat, director de derechos de los migrantes de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU del inglés).

La mayor parte de las familias fueron reunidas, pero hasta la semana pasada más de 400 menores quedaban detenidos.

“Lo que el gobierno dijo hoy es que está tomando el primer paso para intentar reemplazar el acuerdo con una nueva norma. Estamos ahora en el inicio de un proceso”, explicó a la AFP Jadwat.

– “Detener indefinidamente a niños” – 

“El gobierno de Trump está proponiendo una nueva regulación para detener indefinidamente a los niños migrantes en la frontera y mantenerlos en condiciones que no son seguras”, explicó Royce Murray, directora de políticas públicas del American Immigration Council, un grupo experto en temas migratorios.

En una entrada en el blog de la organización, Murray indicó que esto hace que haya una falsa elección entre separar a las familias o detener a los niños indefinidamente.

Para Murray esto, “seguiría el patrón de la administración de infligir un sufrimiento innecesario a niños que buscan asilo”.

Según esta ONG, está previsto que este borrador sea publicado en el Registro Federal el 7 de septiembre, lo que da un plazo de 60 días para que sea sometida a comentarios, con una fecha final establecida para el 6 de noviembre.