Antigua (Guatemala) (AFP) – Honduras y Colombia exhortaron a los países de Iberoamérica reunidos en Guatemala a unirse para exigir precios justos del café, que actualmente están por debajo de los costes de producción.

Los “productores están entrando nuevamente en la pobreza extrema”, dijo el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, durante la XXVI Cumbre Iberoamericana, que se celebra este viernes en la ciudad turística de Antigua Guatemala, al suroeste de la capital de ese país.

El mandatario aseguró que los productores del grano en Honduras, quinto productor mundial, reciben solo el 1% del valor con el que se comercializa una taza de café.

“En los (años) 70 una familia aseguraba su canasta básica con el valor de cuatro sacos de café para todo el año. Hoy en día necesita 34 sacos de café para garantizar su canasta básica durante todo el año”, comparó.

La actividad cafetera representa el 4,7% del PIB de Honduras, en el que más de un millón de personas en una nación de nueve millones de habitantes dependen de esta actividad.

Hernández y el presidente colombiano, Iván Duque, habían unido fuerzas contra la caída de los precios en una reunión bilateral en la nación sudamericana a mediados de octubre.

Duque se había comprometido entonces a llevar el tema a la Cumbre Iberoamericana, pero canceló su participación a última hora por razones de agenda.

En su lugar, la vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez, defendió los intereses de las ocho naciones cafeteras del continente. Colombia es el tercer productor mundial del grano por detrás de Brasil y Vietnam. En la región también lo siembran países como El Salvador, Costa Rica y Guatemala.

“Requerimos que sin ninguna duda haya una mejor redistribución (…) entre los distintos eslabones de la cadena del café”, apuntó en la cumbre.

Honduras había solicitado el jueves en la reunión de cancilleres iberoamericanos a España, Andorra y Portugal, partícipes del cónclave, que enarbolaran la causa cafetera en la Unión Europea, principal importador de café.

El jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, se comprometió a llevar los reclamos al viejo continente, según Hernández.

Agremiaciones, productores y trabajadores de la industria global vienen alertando desde hace años de la crisis que padecen más de 25 millones de familias de 60 países que viven del sector cafetero, como consecuencia de la caída de los precios del grano.

“El verdadero problema no es que el precio del café sea ahora de cerca de un dólar la libra, es que el precio actual es menor a un tercio del precio del café en 1983”, dijo a AFP Fernando Morales de la Cruz, fundador de la iniciativa Café for Change.

Anualmente el mercado del café genera unos 200.000 millones de dólares en todo el mundo, y los productores solo tienen acceso a menos de un 10% de esa cifra, según la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia.

Se prevé que los 22 países participantes de la conferencia suscriban este viernes un comunicado especial exhortando el comercio sostenible del café.