La policía salvadoreña detiene a más de 100 miembros de la Mara Salvatrucha
Soldados del ejército salvadoreño vigilan un barrio dominado por la Mara Salvatrucha en San Salvador, durante una operación para capturar a algunos de los pandilleros el 19 de enero de 2019 © AFP/Archivos MARVIN RECINOS

San Salvador (AFP) – La policía de El Salvador detuvo este lunes a más de 100 miembros de la Mara Salvatrucha durante una operación realizada en 14 municipios de los departamentos orientales de Morazán y San Miguel.

Los agentes capturaron «118 sujetos acusados de cometer graves delitos» como homicidios agravados, secuestros o extorsiones, en una operación lanzada por la Fiscalía salvadoreña, según indicó la policía en su sitio web.

La Fiscalía había ordenado 166 detenciones, informó en Twitter el titular de la Fiscalía General de la Republica (FGR), Raúl Melara.

Según la FGR, la redada está relacionada con 27 homicidios agravados, un feminicidio, 35 extorsiones, 48 proposiciones y conspiraciones para cometer homicidios y cinco privaciones de libertad.

Un fiscal que coordinó la operación en el terreno declaró que los pandilleros pertenecen al denominado programa «Sailors» de la Mara Salvatrucha (MS-13), que opera en los departamentos de San Miguel y Morazán.

«La estrategia como Fiscalía es ya no impactar sectores o clicas (celulas aisladas), sino impactar programas. En este caso, el Sailors es uno de los más violentos que tenemos en el país», declaró el fiscal, que omitió su nombre.

Las pandillas salvadoreñas tienen unos 70.000 miembros, de los cuales más de 17.000 están encarcelados, y se dedican a la extorsión, el narcotráfico y otros delitos.

Con una población de 6,6 millones de personas, El Salvador es uno de los países sin guerra más violentos del mundo, con 35,6 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2019. La mayoría de esas muertes fueron consecuencia de la actividad pandillera.

La cifra excede el promedio mundial de 6,1 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, establecida en 2017 por el Banco Mundial.

La cifra salvadoreña supone una reducción importante respecto a 2018, cuando se registraron 51 homicidios por cada 100.000 habitantes.